Ébola, lo que no dice la prensa oficial

Hubiera sido una tarde de domingo como otra cualquiera, de no verse un inusual despliegue de seguridad en las vías de acceso al Palacio de Convenciones. En la 5ª Avenida, llegando al viejo Club Náutico, estaban desplegados policías en moto junto a agentes vestidos de paisano montando guardia en las esquinas, preparados para detener el tráfico no más diesen la orden de "ya viene". Es el protocolo fijado cuando va a pasar el presidente del país.

Hacían los últimos preparativos para el evento de la mañana siguiente, lunes, cuando tendría lugar la Cumbre Extraordinaria del ALBA, que ha ocupado titulares –y mucho más– en la prensa nacional esta semana. La reunión de emergencia, convocada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pero organizada en La Habana, contó con la participación de altos funcionarios de los gobiernos que componen ese bloque regional. El tema a tratar fue el virus del ébola que azota a la quizá no tan lejana África.

Contrario al ambiente que rodea a las reuniones efectuadas en La Habana, la Cumbre del ALBA sobre el ébola no ha venido acompañada de grandes carteles en las calles.

En televisión la cobertura del evento sí se ha extendido, al punto de dedicarle toda una mañana de transmisión a la llegada de presidentes y otras personalidades. Luego de clausurada, se publicaron el martes los detalles del encuentro en ediciones extendidas de diarios de tirada nacional como Granma y Juventud Rebelde.

Lo que no ha aparecido en los periódicos ha sido, sin embargo, la opinión del público de la Isla sobre este tema. Tan sólo algunos mensajes en Twitter fueron reproducidos, aunque en Cuba no hay Internet y twittear solamente texto cuesta 1 CUC.

Tampoco se ha mencionado que varios cubanos como Olga Lidia, ama de casa, se han preocupado muy en serio desde el día del anuncio sobre un contingente de médicos cubanos que partiría hacia África a combatir el ébola. "¡A ver si nos traen la enfermedad para acá!", comenta Olga. "Desde que nos dio [a los cubanos] por las misiones [médicas], aquí apareció el dengue, el cólera... Cosas que no se veían".

“Desde que nos dio [a los cubanos] por las misiones [médicas], aquí apareció el dengue, el cólera… Cosas que no se veían”

Con todo y Cumbre, despliegue de seguridad y cobertura mediática, la vida en Cuba mantiene su ritmo habitual. Continúan las colas en los comercios, en las oficinas de trámites, en las paradas. La inmediatez sigue marcando el paso y aún a muchos les suena lejano e incluso extraño el nombre la enfermedad que ha movilizado millones en recursos y una creciente preocupación global.

No ha habido una convocatoria oficial en el país para ver quién desea ir voluntariamente a África. Se desconocen los criterios de selección de médicos y otros trabajadores de la salud, aunque la prensa permitida afirma que serían aquellos que han cumplido misión médica. Publicaciones independientes por su parte han dicho que el salario mensual de los médicos que parten podría ser de 8.000 CUC, junto a otros premios al servicio como un auto o una casa.

Un detalle que se ha podido apreciar en televisión es que los galenos, reunidos en actos solemnes donde los que se marchan se comprometen ante las autoridades gubernamentales "principalmente a volver sanos a la patria", son todos hombres.

Del personal médico de varias nacionalidades que ha atendido el brote de ébola antes de la llegada de los cubanos, varios cientos han muerto. Pero Dairon, un joven estudiante de enfermería, no parece demasiado preocupado por el peligro de contagiarse. Cuando se entera de la paga que supuestamente proveen a los que están allá, asegura que "si a mí me dieran ese salario, hasta yo parto para África".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 33

Miriam Celaya / Víctor Ariel González

Miriam Celaya nació en La Habana el 9 de octubre de 1959. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La ... []

Archivo