Pa’ lo que sea

Repasando el bestiario de frases "revolucionarias", a menudo pienso que el cubano sufre de un caso particularmente grave de hipnosis.

En los actos masivos, en las concentraciones, en los desfiles para evocar una fecha, algunos participantes alcanzan un estado de trance cuando vociferan los mandamientos políticos. Suele tratarse de personajes sin más talento que una engañosa apariencia de fidelidad. Cierto que no son todos, sino unos pocos que quizá buscan sus cinco minutos de mala fama, pero, aun así, preocupan estos vestigios de períodos más dogmáticos.

Dentro de los decretos para esas ocasiones de delirio organizado, hay uno en especial que les saca amplia ventaja a los demás. Reza: "Pa' lo que sea, Fulano, pa' lo que sea", y suena a conga, a carnaval grotesco. Fulano es ese faraónico personaje ante el cual todo un pueblo camina por la pasarela de la obediencia. "Pa' lo que sea", quien sea, significa dejar de ser uno mismo y regalar algo tan intangible, tan imprescindible como el espíritu.

"Pa' lo que sea" representa la marca en el fondo de una escala, porque ningún individuo es capaz de llegar más bajo que eso. Constituye una oda a la incapacidad de pensárselo dos veces. El hombre-dios bien podría ordenar a sus siervos tirarse al mar, aunque así ya no le serían útiles.

También entra a jugar una cuestión de ritmo, pues cómo tirar un pasillo si detrás del "pa' lo que sea" viniera un "siempre y cuando". No, eso no pega en la conga y aquí lo importante es que las cosas se vean bien o suenen bien, más que el daño que supongan.

Esta consigna representa la marca en el fondo de una escala, porque ningún individuo es capaz de llegar más bajo que eso

No hay condiciones, no hay límites a "pa' lo que sea". Lo mismo sirve al hecho de despacharse un tanque de cerveza que para golpear a disidentes pacíficos. La fiesta dura muy poco como para que vengan a decirte que dejes la borrachera, con tanto problema y tanta lucha prometida antes y después del guateque. El que pretenda joderlo es guari-guari, un gusano-mercenario-al-servicio-del-imperialismo, el enemigo. Y a ese, "ni un tantico así". Que se vayan los que piensan diferente. ¿Quién dijo que en Cuba había espacio para todos los cubanos?

Sin embargo, pasado el espejismo de combatividad viene la resaca. Ahí es cuando la peor de las frases muestra su cara real. Resulta que "pa' lo que sea" significaba estar pa' las colas, pa' la escasez, pa' la falta de oportunidades, pa' los apagones, pa' las tiendas en divisa –estatales, por cierto– donde no puede comprar la mayoría, pa' los mercados agropecuarios donde una col vale lo que un día de trabajo para muchos, pa' las prohibiciones declaradas y pa' las no declaradas.

¡Ah, pero qué concentración tan magnífica hicimos! ¡Qué bien lucía por televisión aquella masa indescifrable fluyendo frente a la tribuna! Ya fueron los barrenderos a limpiar los restos volantes. Menos mal que el viento, como a las pancartas ahora desperdigadas por el suelo, también se lleva las palabras que componen las frases hasta que de estas queda solo un mal recuerdo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18

Miriam Celaya / Víctor Ariel González

Miriam Celaya nació en La Habana el 9 de octubre de 1959. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La ... []

Archivo