Carnival ha dejado de existir para mi como una opción de viaje

Un crucero de la empresa Carnival. (CC)
Un crucero de la empresa Carnival. (CC)

[Yamil Domínguez fue encarcelado en Cuba en el año 2008 por entrar al país donde nació, en un yate de su propiedad. Lo había sorprendido el mal tiempo cuando viajaba hacia Cancún y pidió entrada al muelle de la Marina Hemingway para guarecerse. Fue acusado de tráfico de personas y condenado a diez años de prisión.

 La familia de Domínguez, en La Habana, emprendió una auténtica batalla por sacarlo de la cárcel. En el blog   Injusticia Notoria se colocaron todos los documentos que evidenciaban su inocencia. Transcurridos dos años y luego de llevar a cabo una huelga de hambre en la prisión Combinado del Este, fue liberado y reside en la actualidad en los Estados Unidos, donde ha logrado reconstruir su vida.

Su peculiar experiencia lo convierten en una voz autorizada para opinar sobre el reciente escándalo de la compañía Carnival que ha aceptado como válida la prohibición que aún pesa sobre los cubanos de entrar a su país por vía marítima.]

La compañía Carnival no cumple con la Constitución de Estados Unidos al quitarle el derecho de disfrutar y perseguir su felicidad a un ciudadano o residente permanente de este país, discriminándolo por su origen. No importa si esa decisión trata de justificar lo injustificable. Han roto con su póliza de conducta ética para regirse por un gobierno extranjero que priva de derechos a sus propios ciudadanos.

Con esta actuación, la empresa ha ignorado la declaración de independencia de Estados Unidos, su historia y toda la formación cultural enriquecida por tantas nacionalidades y entre ellas, en buena medida, la cubana.

Ahora no sólo somos discriminados dentro de Cuba, sino que lo hacen también compañías que deberían estar supervisadas por el gobierno de Estados Unidos. Este último también tiene responsabilidad por permitir semejante decisión discriminatoria. Debemos hacerle llegar al Congreso, en Washington, una protesta de la comunidad cubana.

Aunque, en lo personal, Carnival ha dejado de existir para mi como una opción de viaje.

Carnival se arriesga a perder potencialmente muchos clientes

No pondré a mi familia en un crucero propiedad de una compañía que no se respeta a sí misma. Muchos ciudadanos de Estados Unidos harán lo mismo si esta política no es revisada. La comunidad cubana no debe permitir semejante acción porque esto podría convertirse en el principio y modelo para las demás empresas. Hoy lo hacen con los cubanos y mañana lo harán con otros.

Carnival se arriesga a perder potencialmente muchos clientes.

Cuando la película The Interview , las autoridades de Corea del Norte lanzaron una amenaza a los cines que se atrevieran a proyectar la cinta en Estados Unidos. El presidente Barack Obama hizo entonces una declaración pública en la que aseguraba que no permitiría nunca que un gobierno tiránico le quitara las libertades al pueblo estadounidense. Exhortó a todos los cines a poner la película y él mismo declaró que le pareció muy divertida cuando la vio.

Necesitamos algo así ahora.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8

Archivo

Blog de la Redacción