Los lagartos también se van de Cuba

Los investigadores creen que la especie de lagarto Anolis porcatus, llegó a Brasil gracias al transporte marítimo. (wikimedia)
Los investigadores creen que la especie de lagarto 'Anolis porcatus' llegó a Brasil gracias al transporte marítimo. (wikimedia)

Una especie de lagarto de origen cubano y endémico de las Antillas fue identificado en algunos municipios del litoral de Sao Paulo, en el sureste de Brasil. Se sospecha que la invasión haya sido posible a través del comercio marítimo y que esos reptiles muy voraces pongan en peligro el equilibrio ecológico en esa región del continente.

El reptil en cuestión no es otro que el Anolis porcatus, que posee un verde intenso, puede llegar a medir hasta 20 centímetros y se alimenta de pequeños insectos. La especie también ha sido declarada como invasora en el estado de Florida.

La descripción del animal fue publicada en la última edición de la revista científica South American Journal of Herpetology, según informó la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (FAPESP), entidad que ayudó a financiar el estudio.

El protagonista de esta alerta se considera potencialmente peligroso para la fauna brasileña porque compite con las especies locales por el mismo tipo de alimento.

Al parecer el espécimen estaba tranquilito, despreocupado, pasando por brasileño, y fue descubierto in fraganti (quizá tomando el sol en una de las bellas playas de ese litoral)

Al parecer el espécimen estaba tranquilito, despreocupado, pasando por brasileño, y fue descubierto in fraganti (quizá tomando el sol en una de las bellas playas de ese litoral).

¿Qué tenía el lagarto que llamó la atención de aquellos científicos? Seguramente su traje verde fosforescente brilló de forma extraña bajo los rayos del sol, o sacó el "pañuelo" más veces de lo acostumbrado para atraer a algún lagarto. Los cubanos sabemos cuán excéntricos podemos ser si nos lo proponemos, y seguramente esta especie endémica de la Isla no es la excepción. Se hizo notar y la pillaron.

Estoy segura que la llevaron a la comisaría más cercana y la interrogaron. No hizo falta saber portugués porque los lagartos tienen su idioma propio. Supongo que el informe hecho por el biólogo Ricardo Samelo, quien dice haber visto al reptil, fue realmente entregado por el inspector en jefe de la localidad costera de Sao Paulo, pero claro, no va a decir que un lagarto bilingüe colaboró con su investigación porque lo tomarían por demente.

Además, el biólogo aseguró que el lagarto ya pululaba por esa zona desde agosto de 2015.

Para dar mayor veracidad a su planteamiento, afirmó que cuando era estudiante de la Universidad Federal de Sao Paulo había publicado en la página de un grupo de investigadores en Facebook las fotografías del ejemplar que había visto entonces por Santos, la mayor ciudad del litoral de Sao Paulo.

Prates analizó en Nueva York las muestras genéticas de los ejemplares recogidos y esto le permitió descubrir que no se trataba de una nueva especie sino de una especie de origen cubano

Ivan Prates, brasileño residente en Nueva York y herpetólogo, se enteró de la situación, analizó el hecho y dio a conocer que era una especie totalmente diferente a las de la fauna brasileña. El investigador de la City University of New York (CUNY) entró en contacto con su colega en Brasil, Samelo, para organizar una visita a la región en la que había visto al animal e intentar estudiarlo de cerca.

Encontraron un gran número de ejemplares de la especie en Praia Grande (Santos). Pienso que se fueron apoyando entre sí para lograr huir de Cuba a toda costa en busca de alimento y mejores condiciones de vida, porque la situación imperante en la Isla no le es indiferente ni a los lagartos.

La dupla investigativa encuestó a los vecinos acerca de aquellos lagartos y todos afirmaron que los conocían muy bien. Lo mismo sucedió en las playas de Guarujá y Sao Vicente, municipios vecinos, donde también abundan. Hallaron machos, hembras y crías, lo que es una señal de que la especie invasora se está reproduciendo y está muy bien establecida en toda esa zona.

Me imagino la gozadera que formaron: libertad, sol y playa. La combinación perfecta para que los reptiles verdes bailaran salsa y tomaran caipirinhas.

Prates analizó en Nueva York las muestras genéticas de los ejemplares recogidos y esto le permitió descubrir que no se trataba de una nueva especie sino de una especie de origen cubano.

¡Vaya, que no cabía dudas!

En el caso de Florida, la invasión se debe a que algunos llegaron flotando sobre restos de troncos u hojas de palmeras

El investigador sostiene que llegaron a Brasil por vía marítima, ocultos en contenedores o en la carga de navíos mercantes. Todos los lugares en donde encontraron las comunidades de lagartos están cerca de depósitos de contenedores del puerto de Santos.

En el caso de Florida, la invasión se debe a que algunos llegaron flotando sobre restos de troncos u hojas de palmeras, lo que no se aplica -claro está- al litoral de Sao Paulo, ubicado a 6.100 kilómetros de la Isla. Irse en balsa para Brasil es ir demasiado lejos, por eso aprovecharon y se escabulleron en las embarcaciones, precarias o no, que se dirigían hacía el sur de Norteamérica.

Ahora con la derogación de la política de pies secos/pies mojados les será difícil llegar. Tendrán que arreglárselas para esconderse en bolsos, carteras, maletas, maletines, moños postizos, extensiones, etc. Y si el objetivo es llegar a Estados Unidos, que lo hagan antes de que los agentes de inmigración hagan cumplir leyes más estrictas y revisen todo minuciosamente para evitarles la entrada.

¿Ustedes qué creen? Hace falta que la situación en Cuba mejore porque a este paso no se van a quedar ni los lagartos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3

Archivo

Blog de la Redacción