Sus informantes desinforman al PCC

Votación en el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba
Votación unánime en el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

En una carta publicada por 14ymedio el pasado 14 de abril expliqué que los que no compartimos ideas con el régimen ya somos más de lo que cualquier estadística puede registrar; los que supuestamente sí apoyan al régimen, pero lo critican en círculos cerrados y tienen miedo, son el grupo mayoritario; y los que comparten ideales comunistas son el grupo minoritario.

En numerosos correos que recibí de amigos y conocidos, una pregunta fue casi unánime: ¿Tenía algo con que demostrar la existencia del grupo mayoritario? Todos sabemos que es cierto, pero ¿cómo demostrarlo al mundo?

El Partido Comunista de Cuba (PCC) tiene un sistema de control de la voz popular que llama "opinión del pueblo" y la mide en todo el país diariamente con personas designadas en barrios, centros de trabajo, medios de transporte y otros lugares públicos. Estas personas tienen asignado un buzón en el que, de forma anónima o de código, depositan sus informaciones.

Lo que falta es una estrategia que le permita aprovechar mejor el momento histórico y decepcionante que vive el pueblo cubano

Una persona cuyo nombre no puedo revelar, que por más de 35 años laboró en esta tareita y que hoy, muy enferma, se encuentra abandonada y decepcionada, me contó maravillas de las cosas de ese sistema, de las contraofensivas que se crean a nivel nacional o local a partir de estas informaciones. Pero, en su criterio, son cosas que funcionaron a la perfección y que ya hoy, más que informar, desinforman al PCC de la verdadera opinión del pueblo. "Supe recientemente que se trabaja en una contraofensiva, pues se considera que el nivel de personas disgustadas y que se expresa en contra de la Revolución es mayor que la que lo hace a favor", agregó.

También en 14ymedio recientemente se publicó una entrevista a Martha Beatriz Roque, en la cual la activista decía que en Cuba el principal problema de la oposición es que todo el mundo quiere ser cabeza y nadie quiere ser cola.

Yo no pertenezco a grupo alguno, ni tengo el nivel de información de Roque, a quien respeto por su valentía e historia. Más que ese problema interno de una oposición a la que no dejan ni respirar por el nivel de represión y monitoreo al que es sometida por los sistemas de control en el país, creo que lo que falta es una estrategia que le permita aprovechar mejor el momento histórico y decepcionante que vive el pueblo cubano. En mi próxima carta, lanzaré una convocatoria que permitirá a todos los cubanos decir de forma anónima su posición sobre el camino que tiene nuestra patria hoy.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18

Archivo

Blog de la Redacción