La decrepitud del arte joven en Pinar del Río

Galería del Joven Creador, en la sede de la Asociación Hermanos Saíz de Pinar del Río. (Juan Carlos Fernández/14ymedio)
Obras participantes en la Galería del Joven Creador, en la sede de la Asociación Hermanos Saíz de Pinar del Río. (Juan Carlos Fernández/14ymedio)

Con pocas glorias y muchas penas ha concluido la edición número quince del Salón de Arte Joven en Pinar del Río, un evento que sólo pudo atraer este año 13 obras concursantes y fue catalogado por algunos de sus organizadores como de muy "bajo perfil".

En su sede de la calle Martí, la cita artística quedó inaugurada el pasado 25 de septiembre en la galería del Joven Creador, sede de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). El certamen convocó a los jóvenes artistas, profesionales o aficionados, menores de 35 años que radicaran en el territorio. Sin embargo, el quinceañero Salón no pudo vestirse de gala ni reivindicar siquiera los objetivos para los que nació.

Lázaro Prieto, director para las artes plásticas de la AHS en la provincia, achacó la pobre edición del concurso a la situación que enfrenta la plástica, como "la falta de competencia y de ímpetu de creación, estudios y experimentación", en unas declaraciones al semanario Guerrillero.

Entre las obras concursantes, cuatro llegaron desde la técnica fotográfica, mientras que el premio principal del certamen recayó en la obra Partida blanca, del joven Onel Miguel Rodríguez Valdez, un acrílico sobre lienzo que destacó por el dominio del color, la textura, la frescura y la vida del mensaje. La pieza aprovecha los grandes espacios como soporte e hilo conductor, a la par que se mueve entre el neoexpresionismo y el surrealismo criollo.

La obra Soliloquio, de Javier Ampudia Pacheco, se alzó con la mención del Salón. Este lienzo desató una amplia polémica al ser considerado por muchos espectadores y críticos como merecedor del más alto galardón.

El resto de las obras presentadas estuvo muy lejos de la calidad de otros años, en opinión de asiduos visitantes del Salón y curadores. El descalabro del Salón de Arte Joven ocurre a pocos días de celebrarse la asamblea de la AHS del territorio, durante la cual Fernando Rojas, viceministro de Cultura, resaltó que en Pinar del Río "hay una tradición exquisita en las artes plásticas", por lo que recomendó "invertir en ella". "Tiene que haber estímulos para la creación diferentes a los del mercado", declaró.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1

Archivo