Cábala y política

Se rumora que a partir de enero comenzará a regir un paquete de medidas que aliviará algunas de nuestras precariedades cotidianas. Incluso se llega a vaticinar que serán 17 o 25 nuevas disposiciones entre las que se incluye la posibilidad de comprar un automóvil, abrir un contrato de telefonía celular o viajar sin el actual permiso de salida. Apenas me sorprenden los detalles tan precisos que muestran estas especulaciones callejeras, pues los deseos llegan a proyectarse, frecuentemente, con todas su complejidades.

No sé si estos rumores forman parte de otra “nana” para mantenernos dormidos tres meses más, o si en realidad algo se cocina “por allá arriba”. De antemano creo que, de anunciarse algo en los primeros días del 2008, no traerá consigo los cambios estructurales que necesitamos. Las ansiadas aperturas económicas vendrán condicionadas por factores ideológicos y la propiedad estatal sobre los medios de producción seguirá predominando en nuestra economía.

Las esperadas medidas sólo podrían abarcar todos nuestros problemas si fueran discutidas y refrendadas por la mayoría de la población. Mientras esto no ocurra seguiremos siendo “la masa” a la que hay que “bajarle orientaciones” sin previa consulta. Ese rumor de ahora, que la prensa y los medios no reflejan, es la evidencia palpable de que no somos nosotros los que estamos tomando las decisiones. Nos queda, tan sólo, la posibilidad de especular.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo