Cambio de mentalidad

img_4122

Llegaron con sus camiones, la motoniveladora y hasta una novedosa máquina para reciclar el asfalto. Trabajaron toda la mañana ante los ojos asombrados de los vecinos que por más de veinte años habían visto su calle deteriorarse sin una reparación integral. Para los más escépticos, hubo también su cucharada de esperanza cuando el pavimento quedó liso como un cristal y apareció entonces la otra brigada. Esto sí era inaudito. En lugar de dejar –como hasta ahora– las tapas del alcantarillado hundidas por debajo del chapapote, el nuevo grupo de trabajadores las desmontó y colocó a ras de suelo. Nadie podía dar crédito a lo que ocurría. Es “la nueva mentalidad” decían algunos, ufanándose de los cambios en la manera de hacer que ya se notaban, se palpaban, se pisaban.

Para advertir a los automovilistas sobre el cemento fresco bordeando los registros del drenaje, dejaron un montículo de escombros alrededor de estos. “Ya lo vendrán a quitar” advertían los optimistas. Pero allí se quedó. El paso de los neumáticos fue regando las piedras por toda la calle, pegándolas al asfalto que todavía estaba blando. Los restos de la reconstrucción fueron metiéndose entre las rejillas de los desagües, acumulándose en las cunetas. Dos semanas después todavía siguen ahí esparciendo su polvorienta presencia y creando lomitas aquí, baches allá, malogrando la terminación. “¡Ay esta mentalidad!" rectifican los ilusos y añaden inmediatamente: “En lugar de cambiar lo que ha hecho es disfrazarse, pero es la misma mentalidad de siempre”.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo