Contagiados por las rebajas

 

Bajó el precio del combustible en las gasolineras y el jueves 11 pasado  el Granma anunció que para abrir una línea de celular sólo se necesita  ahora la mitad del dinero. No es noticia frecuente que el costo de  algo descienda, así que estamos aún dudando si es sólo un regalo de  Navidad o el inicio de un extensivo reajuste de precios. He tenido el  sueño premonitorio –e ingenuo– que quizás esta ola de rebajas se  extienda también a productos básicos como la leche, que en el mercado  en pesos convertibles tiene el abusivo precio de 2.40 cuc por un  litro.

Como mi hijo ya tiene trece años, desde hace seis no le toca la cuota  racionada y los mercaderes ilegales –con su oferta de leche en polvo–  no han tocado otra vez a mi puerta después del paso de los huracanes.  Comprar el /tetra pack/ de las tiendas en divisas es un sacrificio que  sólo pueden hacer unos pocos y tiene un sabor de estafa oficializada.  De ahí que me gustaría recomendarle al Ministerio de Precios y  Finanzas que amplíe estas rebajas a todos los productos básicos que  exhiben precios prohibitivos. Cuánto desearía que nos dieran una  verdadera sorpresa navideña y antes del 31 de diciembre con el  salario de un obrero pueda pagarse un vaso del preciado lácteo para  cada mañana.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo