Festival de cine francés

festival_cine_frances.jpg

La gran pregunta del sábado por la noche no es ¿qué hacer? sino ¿cómo costear una recreación mayoritariamente en pesos convertibles? Para una pareja joven, el acto de ir a una discoteca puede significar –como mínimo- la erogación de diez “chavitos”. De ahí que las fiestas house o las películas del sábado resulten mejor para el bolsillo. Yo me entretengo con los amigos que vienen a la casa y de vez en cuando me voy al malecón, que sigue siendo gratis. Me sumo a veces a los jóvenes que se reúnen en la intersección de 23 y G para pasar la noche conversando, cantando en voz alta y caminando de un lado a otro.

Por eso me siento feliz cuando llega el Festival de Cine Francés y con sólo pagar un subsidiado precio, logro entretenerme algunas noches. Eso sí, nada de tomarse una cervecita a la salida del filme “ 99 F” o de la comedia “ Usted es realmente guapo”, porque eso podría significar el salario de un día de trabajo. Después de las funciones, nos quedamos mosqueando en las afueras del Chaplin o nos vamos a casa. El anuncio de la semana de cine alemán me tranquiliza: al menos durante algunos días, divertirse no significará hacerse el harakiri.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo