Internet por señas

    1_23.jpg

Nuevas medidas reguladoras de Internet se extienden por los centros de trabajo vinculados a los medios informativos cubanos. Yahoo y Gmail se llevan la peor parte, junto a un travieso Google que guarda -accesible desde su caché- hasta las páginas que los filtros ideológicos no dejan pasar.

Los pocos “Café Internet” que quedan en la ciudad de La Habana, tampoco permiten muchas posibilidades de real navegación. La lentitud, el deterioro de una buena parte de las computadoras que todavía funcionan, unidos al precio que oscila entre 5 y 6 cuc por hora, hacen que la red de redes sea un lujo con sabor amargo. Una buena parte de los hoteles ha restringido el servicio de conexión sólo para huéspedes, y en los denominados “correosdecuba.cu” la gente se cuida de lo que escribe o recibe.

Si los usuarios lo tienen feo, que queda para aquellos que queremos programar o diseñar para la web. Subir un megabyte lleva alrededor de diez minutos, el protocolo ftp (File Transfer Protocol) no funciona en los lugares públicos y la mayoría de las veces es imposible descargar hasta pequeños programas. Los bloggeros escasean y chatear se convierte en una pesadilla.

Propongo entonces, para saltar por encima de todas estas dificultades, que volvamos a las señales de humo, al toque de tambor para comunicarnos… (yo la tendré especialmente difícil pues tengo el oído cuadrado) y al cobo con la punta perforada para transmitirnos las noticias. No se extrañe usted lector, si el próximo post de “Generación Y” le llega en forma de voluta o con tonos de repique.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo