Karaoke parlamentario

En el Hotel Tulipán se alojan los parlamentarios durante su actual periodo ordinario de sesiones. (14ymedio)
En el Hotel Tulipán se alojan los parlamentarios durante su actual periodo ordinario de sesiones. (14ymedio)

Miércoles por la noche. La barriada de Nuevo Vedado se adentra en la oscuridad. Una música pegajosa resuena en el Hotel Tulipán donde se alojan los parlamentarios durante su actual periodo ordinario de sesiones. Bailan, beben bajo las chispeantes luces de la discoteca y cantan en el karaoke. Suman sus voces a una partitura programada, el ejercicio que mejor saben hacer.

Con solo dos reuniones al año, el órgano legislativo cubano se congrega para atiborrar a la población con datos, cifras, promesas por cumplir y críticas a la mala gestión de burócratas o administradores. Una algarabía monótona, donde cada ponente trata de mostrarse más "revolucionario" que el anterior y lanza propuestas de una generalidad que cansa o de una falta de visión que asusta.

Los asambleístas de esta octava legislatura, al igual que sus colegas anteriores, tienen tan poca capacidad de decisión como cualquier compatriota que se queja en una parada de ómnibus. Pueden elevar la voz, "hablar a camisa quitada" o enumerar las ineficiencias que atenazan el desarrollo de sus respectivos territorios, pero de ahí a concretar soluciones va un largo tramo.

Un parlamento no es un banco de un parque a donde ir a hacer catarsis o una vitrina para mostrar la fidelidad ideológica

En esta ocasión la Asamblea Nacional ha dado la espalda a las presiones que, desde diferentes sectores, reclaman nuevas legislaciones para el sistema electoral, la producción audiovisual, la gestión de la prensa, el matrimonio entre parejas del mismo sexo y las libertades religiosas, entre otras. Con tantos temas urgentes, los diputados solo han logrado perfilar el Proyecto de Ley de las Aguas Terrestres.

¿Significa esto que necesitan reunirse más veces para arreglar los enormes problemas del país? La cuestión no es solo de frecuencia o intensidad en el ejercicio de sus funciones, sino de libertad y poder. Un parlamento no es un banco de un parque a donde ir a hacer catarsis o una vitrina para mostrar la fidelidad ideológica. Debe representar la diversidad de una sociedad, proponer soluciones y convertirlas en ley. Sin eso, no pasa de ser una aburrida tertulia.

Los parlamentarios llegarán este viernes ante los micrófonos del Palacio de las Convenciones, en la jornada final de esta sesión ordinaria, con la misma mansedumbre que hace dos días se acercaron al karaoke de una fiesta para repetir los estribillos escritos previamente. Van a cantar la música que otros deciden, a mover la boca para que salga a través de ella la voz del verdadero poder.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 51

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo