¿Sobrevivirán?

la_rosa_negra

Entre los feos edificios de concreto y las casonas con jardín, afloran tímidos espacios de disfrute. Un barrio que durante décadas estuvo condenado al aburrimiento nocturno, a ser un trozo de ciudad dormitorio, ve ahora como los carteles lumínicos y las barras con bebidas le surgen aquí y allá. Confortables cafeterías, bares, gimnasios y peluquerías afloran con el nuevo renacer del trabajo por cuenta propia. Entre los emprendedores de hoy, pocos formaron parte de la oleada de diminutas empresas privadas que apareció a mediados de los años noventa. Por tanto, no guardan en su memoria el trauma del cierre, de la voluntad gubernamental que los asfixió con altos impuestos, restricciones absurdas y excesivas inspecciones.

Junto al timbiriche de pocos recursos, también se levantan espacios que compiten en belleza y eficiencia con el mejor hotel de la Isla. Obras de artes en las paredes, muebles de madera labrada, lámparas mandadas a hacer con artesanos locales, son algunos de los detalles que utiliza esta nueva clase de empresarios para decorar sus lugares. La voz se corre por todas partes: “abrieron un paladar de comida mexicana en aquella esquina”; “un chef sueco ha venido a dar clases a cocineros que planean abrir un sitio en Centro habana”; “en ese balcón venden las más exquisitas paellas del país”. Pareciera que tal influjo de creatividad es imparable y que no podrán –como lo hicieron antaño- cortarle el camino a un sector que supera en calidad a los establecimientos estatales.

El barrio se ha vuelto un destino para quienes antes escapaban hacia la calle 23 o el Malecón en busca de esparcimiento. Pero cierta intranquilidad no nos deja todavía disfrutar de las mesas de mantel impecable y de los camareros con corbata. Algunas preguntas nos surgen con cada cucharada que probamos: ¿Sobrevivirán? ¿Los dejarán existir o volverán a eliminarlos?

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo