Son buenos tiempos para el ‘paquete’

Un cubano accediendo a 'El Paquete' desde su laptop en casa. (14ymedio)
Un cubano accediendo a el 'paquete' desde su laptop en casa. (14ymedio)

La propaganda oficial vive días de euforia desde que Donald Trump habló en el Teatro Manuel Artime de Miami. El discurso gubernamental bulle con una intensidad que no se veía desde la campaña por los cinco espías condenados en Estados Unidos. Ante esa saturación de consignas, muchos optan por refugiarse en el paquete.

El Gobierno cubano parece estar asesorado por sus peores enemigos en cuanto a difusión de contenido, a la vista del exceso de ideología y efemérides de los medios nacionales. El resultado es la pérdida galopante de telespectadores que optan por las redes informales de distribución de audiovisuales, series y películas.

Cada línea de encendida diatriba política que se publica en la prensa escrita equivale a más de un lector que se pierde, cansado de tanta retórica. Es fácil detectar a través de los comentarios en la calle cómo el rating de los medios controlados por el Partido Comunista se desploma por estos días, especialmente entre los más jóvenes.

Es fácil detectar a través de los comentarios en la calle cómo el 'rating' de los medios controlados por el Partido Comunista se desploma por estos días, especialmente entre los más jóvenes

En el pasado, ese televidente cansado de tanta palabrería hueca tenía que conformarse con seguirla consumiendo en ausencia de otras opciones, pero ahora los cubanos viven en la era de la memoria USB y de los discos duros externos.

Ahora, mientras los medios nacionales despotrican contra la nueva política hacia Cuba del presidente de Estados Unidos, en el mercado informal arrasan algunos materiales de entretenimiento que nada tienen que ver con la política.

Una pésima copia del filme La Momia, interpretado por Tom Cruise, la cinta Wonder Woman de Patty Jenkins y la octava entrega de Rápido y Furioso acaparan la atención de los aficionados al paquete, para dolor de cabeza de los propagandistas del Gobierno que no saben cómo atraer a ese público perdido.

Resulta significativo que cintas de ciencia ficción, fantasía y carreras de autos triunfen ahí donde la política pierde terreno. Los cubanos escapan de la realidad a través de la ficción, se evaden de la propaganda eligiendo una programación alejada de la ideología.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo