Algunas incongruencias

Al oír las palabras del canciller cubano Felipe Pérez Roque, en su respuesta al discurso de Bush, me quedé un tanto confundida. Me enteré, por él, que en nuestro país “funcionan hoy 602 Joven Club con más de 7000 computadoras que dan acceso gratuito a Internet a más de dos millones de cubanos por año”. ¡Qué tonta he sido! tanto desgastarme para publicar cada post y resulta que la red de redes era accesible y gratis en la esquina de mi casa. Sin embargo, el estupor y el entusiasmo me duraron poco. Fui a comprobar en el Joven Club más cercano (Estancia y Santa Ana, Municipio Plaza) la veracidad de las palabras del Ministro de Relaciones Exteriores y recibí la misma respuesta que ya conocía: “Aquí lo que tenemos es una intranet, nunca hemos dado servicio de Internet”.

Otro detalle que me asombró fue la negación pública de la consiga “la Universidad es para los revolucionarios”, al aseverar Pérez Roque que “nadie les niega el ingreso (refiriéndose a los hijos de los opositores), incluso, siendo gente que no comparta las ideas de la Revolución”. Los centros escolares no parecen estar enterados de esta nueva línea de tolerancia ya que al hacer la matrícula de mi hijo -en la enseñanza media- preguntaron la filiación política y la pertenencia a organizaciones de masas de sus padres. ¿Para qué necesita la dirección de un centro escolar conocer si los familiares de un niño tienen una u otra preferencia ideológica? Me parece que no es, justamente, para fomentar la pluralidad y la aceptación.

Un discurso sin sorpresas. Más de lo mismo: la perenne diferencia entre lo que dicen los políticos y la realidad.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo