La sociedad virtual

La carencia de una red civil, sin intromisión del Estado, ha hecho que los cubanos seamos como hebras sueltas de un tejido que, cada día, está más deshilachado. Es difícil convocarnos para algún proyecto ciudadano pues los medios pertenecen a esos que –precisamente- prefieren mantenernos desperdigados. Hasta la ingenua opción de organizar un mercado de pulgas, donde cada cual venda lo que le sobra y compre productos de segunda mano, cae en la categoría de “asociación ilícita”. Por eso, con la prueba de que la realidad no parece ser el campo para reconectarnos cívicamente, hemos empezado a utilizar Internet para esos fines.

Llegar a este terreno virtual, que nos permite enchufarnos con otros, es muy difícil; pero nos estamos colando. Aquí podemos encontrar, escondido bajo un nick, al vecino con el que no nos atrevemos a coincidir en el mundo real. Esta sociedad virtual que ha empezado a asomarse carga con todos los vicios de nuestro accionar cívico. Aflora el grito, el ataque personal y la intolerancia, pero al menos “ellos” no pueden callarnos.

Internet es hoy, el tapiz donde ensayamos esas puntadas con las que coseremos los jirones de nuestra sociedad civil. Nada de tijeras, ni de parches… probemos hacer un resistente tejido que nos trascienda.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo