Las verdades de Zanussi

zanussi.jpg

Con el propósito de sacudirme el desencanto del 24 de febrero y de ahuyentar la expectativa-frustración que me han dejado estos días, decidí irme al cine. En el Chaplin un filme polaco, de la década del setenta, parecía lo ideal para evadirme de las calles habaneras, con toda su conformidad y su paciencia. El director Zanussi estaba invitado a la presentación de su película ante el público cubano. En un español mezclado con italiano, pero de una precisión que cualquier hispanohablante envidiaría, ese señor me hizo aterrizar en lugar de volar, enfrentar en vez de evadirme

Ninguna de las imágenes y los diálogos de la película “Mimetismo” lograron que dejara de pensar en las palabras introductorias de Zanussi. El dilema de un licenciado en Filología –cualquier similitud es pura coincidencia- y las concesiones para integrarse en un mundo académico marcado por la simulación y el oportunismo, me golpearon fuerte. Sin embargo, el knockout me lo propinó una simple disculpa del director, al lamentar la vigencia de sus tesis sobre el “camuflaje” y la simulación.

Yo tratando de escapar y él recordándome en una frase que: “el cinismo de los viejos es más permanente de lo que habíamos pensado”.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 1118

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo