La claria: una de las cien especies más dañinas del mundo

El ser humano no es el único depredador despiadado del mundo animal y vegetal que lo rodea. Existen peces depredadores como la claria, llamada también pez gato, que tienen la capacidad de permanecer vivos fuera del agua por largo tiempo. Increíblemente, pueden desplazarse sobre tierra comiendo cuanto aparezca. Llegan a pesar hasta 60 kilogramos y medir más de un metro.

La claria está incluida dentro de las cien especies más dañinas del mundo por su capacidad de depredar totalmente el área de su hábitat. A pesar de esta peligrosa característica, Cuba introdujo la claria en los años 90, procedente de Tailandia y Malasia. Posiblemente esto ocurrió teniendo en cuenta la calidad de su carne y la creciente escasez de pescado en la alimentación del pueblo cubano a pesar de vivir en una isla, rodeados de mar por todas partes...

La crianza de la claria debe realizarse fundamentalmente en estanques dedicados al desarrollo de esta especie y bien protegidos para que no escapen. Algunos expertos consideran a los pasados ciclones Michelle, Isidoro y Lily de los años 2001 y 2002 responsables de que las clarias se salieran de control, adueñándose prácticamente de presas, ríos y riachuelos de nuestro país, con las consabidas repercusiones negativas en su entorno. Apenas han dejado truchas, biajacas, jicoteas y hasta ranas para hacer el cuento.

La claria está incluida dentro de las cien especies más dañinas del mundo por su capacidad de depredar totalmente el área de su hábitat

Recuerdo siempre que en la infancia pasaba con mi familia la Semana Santa en la finca de unos parientes que, ante la llegada del Viernes Santo y su prohibición de comer otra carne que no fuera pescado, preparaban agradables y divertidas pesquerías en el río cercano, donde abundaban truchas, biajacas y otras especies deliciosas. Hoy día tan agradable recuerdo queda solo en la memoria, pues la irresponsabilidad estatal ante el manejo de especies nocivas al entorno como lo es la claria ha dejado los espacios acuáticos cubanos carentes de su rica fauna original.

La indiferencia gubernamental ha propiciado que este raro animal domine el mundo pluvial más allá de las leyendas populares creadas sobre sus hazañas de comer todo lo que encuentra a su alrededor en la tierra, ya que puede respirar fuera del agua y permanecer oculta y tranquila en el lodo durante las sequías, esperando su "resurrección" con las próximas lluvias.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 24

Varios autores

Pensar la naturaleza, protegerla, aprender a apreciarla; de eso va este espacio hecho por varios cubanos

Archivo