Escritores se solidarizan con poetisa cuya casa se derrumbó

Parte del techo de la casa de la importante poetisa Bertha Caluff, en la ciudad de Santa Clara, se derrumbó el pasado 11 de agosto y sus colegas buscan sensibilizar a autoridades y cualquier persona o institución que pueda ofrecer ayuda. Para lograr la solidaridad ha comenzado a circular un correo electrónico en las redes nacionales que convoca a contribuir de alguna manera con el drama que vive la escritora.

En un correo electrónico circulado de manera masiva, se avisa del desastre "a todos los que sientan necesidad de solidarizarse con ella, en un momento tan difícil para una mujer sola con un hijo" de diez años. Desde el derrumbe, Caluff "sigue viviendo bajo el mínimo techo que aún le queda con la inseguridad de que este pueda desplomarse o que puedan entrar a robar a su casa".

Antes de este suceso, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) del territorio había creado una comisión que precisamente "dictaminó el peligro de que sucediera lo que finalmente sucedió". Según el referido correo público, ahora "la UNEAC está haciendo todo lo posible porque las autoridades del Gobierno den una respuesta a esta difícil situación".

En Santa Clara, como en el resto del país, los escritores son quienes menos remuneración obtienen por sus trabajos en comparación con creadores de otras manifestaciones artísticas que pueden vender sus obras o contratar sus servicios en áreas turísticas. El Gobierno y el Ministerio de Cultura han entregado casas, computadoras y otros beneficios a distintos escritores, pero siempre y cuando se comporten como activos defensores de la política oficial.

Bertha Caluff (Santa Clara, 1964) es una poetisa católica que lleva una vida recogida y con una alta valoración por parte de la crítica literaria. Ha publicado los libros Casa de Sabra (1988), Tiranía del mito (1994) y Vigoroso trazado (2008).

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1