El Festival de Cine de La Habana abre rindiendo homenaje al "intelectual" Fidel Castro

Iván Giroud, presidente del Festival de Cine de La Habana. (@FestCineHabana)
Iván Giroud, presidente del Festival de Cine de La Habana. (@FestCineHabana)

(EFE).- El tributo al fallecido líder cubano Fidel Castro marcó este jueves la inauguración del 38 Festival Internacional de Cine de La Habana, una ceremonia en la que se recordó al exmandatario como uno de los principales "impulsores" e "inspiradores" del séptimo arte latinoamericano.

"Hoy inauguramos este festival en circunstancias excepcionales, el líder histórico de la Revolución Cubana, el intelectual Fidel Castro no está con nosotros", comenzó su discurso de apertura el presidente del evento, Iván Giroud.

Según Giroud, Fidel fue "motor impulsor" del Festival e "inspirador" de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños y de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, dirigida durante muchos años por su amigo, el premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez.

"Sin su impronta y especial interés por el cine y la cultura, la historia de nuestro cine -al nuevo cine latinoamericano me refiero- sería diferente", señaló Iván Giroud

"Sin su impronta y especial interés por el cine y la cultura, la historia de nuestro cine -al nuevo cine latinoamericano me refiero- sería diferente", señaló Iván Giroud sobre Castro, quien murió el pasado 25 de noviembre a los 90 años.

La figura del expresidente cubano también fue recordada, junto a la García Márquez y la del también fallecido cineasta cubano Julio García Espinosa, durante el homenaje especial a la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, un proyecto respaldado por Castro, que este 2016 cumple 30 años.

El acto inaugural incluyó además una actuación especial de la compañía de baile Lizt Alfonso y tres divas del cine cubano: Daisy Granados, Mirtha Ibarra y Eslinda Núñez y terminó con el plato fuerte de la noche: la proyección de la cinta argentina El ciudadano ilustre.

Esta película, dirigida por Gastón Duprat y Mariano Cohn, levantó oficialmente el telón de la cita, dentro de la que se exhibirán unas 400 cintas hasta el próximo 18 de diciembre.

De los filmes en cartelera, más de un centenar competirán por los premios Corales, de ellos 18 largometrajes de ficción, 22 cortos y mediometrajes, 18 óperas primas, 26 documentales y 27 animados, junto a 25 guiones inéditos y 24 carteles.

En el apartado de ficción, el más importante, Chile encabeza la lista con cuatro títulos, seguido de Argentina, Brasil y Cuba, con tres cada uno.

La muestra fuera de concurso incluye varios filmes que ya levantan expectativas, entre ellos Jackie, del chileno Pablo Larraín; Hands of Stone, de Jonathan Jakubowicz; y La La Land, de Damien Chazelle; esta última ganadora del Premio del Público en el pasado Festival de Toronto.

Destaca además el largometraje del español Félix Viscarret, Vientos de La Habana, adaptación cinematográfica de las Cuatro Estaciones del escritor cubano Leonardo Padura; y Havana Moon, el documental sobre el histórico concierto de los Rolling Stones en La Habana dirigido por Paul Dugdale.

Entre los famosos que han confirmado asistencia están los estadounidenses Oliver Stone, Brian de Palma y Maggie Gyllenhaal, los españoles Marisa Paredes, Inma Cuesta y Benito Zambrano, el mexicano Demián Bichir, el argentino Tristán Bauer y la actriz brasileña Sonia Braga.

Esta edición también trae la novedad de los Clásicos restaurados, un ciclo de conferencias y proyecciones que se centra en la importancia de la restauración del patrimonio audiovisual

Esta edición también trae la novedad de los Clásicos restaurados, un ciclo de conferencias y proyecciones que se centra en la importancia de la restauración del patrimonio audiovisual y la necesidad de "redescubrir", según Iván Giroud, obras maestras del cine cubano.

Esta iniciativa arranca este año con los largometrajes de ficción del fallecido realizador de la isla Tomás Gutiérrez Alea, Los sobrevivientes (1978), Memorias del subdesarrollo (1968) y Una pelea cubana contra los demonios (1971), y además, Retrato de Teresa (1979), de Pastor Vega.

"El cine latinoamericano se ha instalado por su propio peso en los escenarios más renombrados del planeta. Un cine que rompe las barreras de los géneros cinematográficos clásicos, las desdibuja, la recompone. Un cine que propone constantes rupturas, nuevas formas de expresión y posibilidades y combinaciones", concluyó Giroud.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10