Leo Brouwer dirige el último festival que lleva su nombre

"Todo esto exige grandes esfuerzos y es difícil", dice el músico cubano para justificar su decisión de retirarse

Una exhibición en el Festival Leo Brouwer de Música de Cámara. (Web del festival)
Una exhibición en el Festival Leo Brouwer de Música de Cámara. (Web del festival)

Solo Leo Brouwer sabe las dificultades que ha debido sortear para dejar lista la sexta edición del festival que lleva su nombre. La organización de 16 jornadas de conciertos, conferencias, espectáculos teatrales y clases magistrales es el fruto de más de un año de trabajo que, los espectadores podrán evaluar entre el 27 de septiembre y el 12 de octubre. Sin embargo, sobre los escenarios solo se mostrará una parte del esfuerzo realizado. Tras bambalinas quedarán los tropiezos burocráticos, los elevados costos del evento y las múltiples incomprensiones que motiva un empeño tan abarcador.

Con la lapidaria frase de "nada es eterno", ha confirmado Brouwer su decisión de no continuar en la organización del festival. "Aunque he recibido importantes apoyos, como los del Instituto Cubano de la Música, la Oficina del Historiador de la Ciudad, ahora mismo del Consejo de Estado y otras instituciones, ustedes comprenderán que todo esto exige grandes esfuerzos y es difícil". Esa fue la respuesta del prestigioso músico durante la conferencia de prensa donde dio a conocer los detalles de la esperada fiesta musical.

El público podrá disfrutar, entre otros, de los renombrados celistas Yo Yo Ma (Francia-Estados Unidos) y Carlos Prieto (México), además del extraordinario director e instrumentista español Jordi Savall, quienes compartirán un concierto con el guitarrista Ricardo Gallén y el dúo Brasil Guitar, bajo el título El arco y la lira, que tendrá lugar en el Teatro Martí el sábado 11 de octubre en la noche.

Mención especial merece la presencia de Francisco Céspedes, quien se presentará desde la misma inauguración del festival. El compositor y cantante cubano, radicado en México, es conocido universalmente por varios temas de su autoría que fueron incluidos por Luis Miguel en los álbumes Aries y Nada es igual. Su carrera tocó la cima con el disco que realizó como solista, Vida loca, que se volvió un tema viral en Latinoamérica, España y Estados Unidos. El público cubano ha seguido muy de cerca la carrera de Pancho Céspedes y su regreso a los escenarios del patio ha provocado ya algunas polémicas.

Otras plazas culturales como el Teatro Mella y la Fábrica de Arte, se suman al Festival Leo Brouwer. Un concierto homenaje a Marta Varowerldés traerá muchos de los temas musicales de esta compositora en la voz de Haydée Milanés. El broche de oro para muchos será la presentación del argentino Fito Páez en el Karl Marx el primero de octubre, en compañía de la Orquesta de Cámara de La Habana.

La ausencia del norteamericano Bobby McFerrin ha sido recibida con decepción por quienes aguardaban por este excepcional vocalista. Alrededor de su figura se habían generado muchas expectativas que ahora no podrán ser llenadas. Por suerte, el violinista noruego Henning Kraggerud ha confirmado su presencia con un concierto programado para el 28 de septiembre en el recién inaugurado Teatro Martí.

La gran noticia sigue siendo, sin embargo, la anunciada salida del festival de su figura inspiradora. Leo Brouwer, como todo virtuoso, ha sabido encontrar el momento para entregar la batuta a otros.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6