Los Óscar viven su ceremonia más latina desde 2007

Una copia de los premios Óscars en una tienda de Hollywood. (CC)
Una copia de los premios Óscars en una tienda de Hollywood. (CC)

(EFE).- La 87 edición de los premios Óscar vivirá su ceremonia más latina desde 2007  en la madrugada del domingo 22 de febrero al lunes 23. Contará con ocho nominaciones para artistas procedentes de Argentina, Nicaragua, Brasil, España y México, país que aporta el mayor número de candidatos a estatuilla este año.

El récord de nominaciones latinas fue en el año 2007 con un total de 18 gracias a la coincidencia de títulos como Babel de Alejandro González Iñárritu, El laberinto del fauno de Guillermo del Toro, Children of Men de Alfonso Cuarón, así como otras candidaturas por Volver, Apocalypto y dos cortometrajes españoles.

ALEJANDRO GONZÁLEZ IÑÁRRITU, a sacarse la espina de Babel.

Iñárritu es uno de los cineastas mexicanos más exitosos de todos los tiempos y, detrás de su compatriota Cuarón, el que más nominaciones ha obtenido a un Óscar, con cinco.

A diferencia de Cuarón que tiene dos estatuillas, Iñárritu aún no ha logrado ninguna a pesar de que estuvo muy cerca de conseguirlo en 2007 con Babel, película que partía como gran favorita para la edición 79 de esos galardones al estar nominada en siete categorías, pero que terminó la velada solo con el premio de mejor banda sonora (Gustavo Santaolalla).

En esta ocasión, Iñárritu, al que apodan El Negro, logró mejorar su propio registro con Birdman, filme que opta a 9 estatuillas, tres de ellas con el mexicano como protagonista: mejor película, mejor director y mejor guión original.

Con el paso de las semanas las posibilidades de triunfo han ido tomando forma. Los sindicatos de productores (PGA) y directores (DGA) de Hollywood, muchos de cuyos integrantes votan los Óscar, se han decantado por el trabajo de Iñárritu en sus respectivos premios, algo que ya le pasó en 2014 a Gravity que terminó llevándose el galardón de mejor película y Cuarón el de mejor director.

En 2007, ni los productores, ni los directores apostaron por Iñárritu y Babel. En los Óscar terminó ganando Martin Scorsese y su The Departed.

El principal rival de Iñárritu este año es Boyhood y su realizador Richard Linklater, con quien compite en las tres categorías.

El premio de mejor guión original se presenta como uno de los más abiertos con Birdman, Boyhood y The Grand Budapest Hotel como principales contendientes.

Boyhood y The Grand Budapest Hotel resultaron nominados a los premios del sindicato de guionistas (WGA), no así Birdman, por lo que parece que el cineasta mexicano tiene complicado el galardón en esa categoría.

Si Iñárritu recogiera la estatuilla de guión, que sería la primera de su carrera al entregarse ese trofeo antes que el de dirección y película, la compartiría con los argentinos Armando Bo y Nicolás Giacobone, nietos del reconocido director y actor argentino Armando Bo, además de con el estadounidense Alexander Dinelaris.

Bo y Giacobone, que son primos, comenzaron a trabajar como coguionistas de Iñárritu en Biutiful, una colaboración que repitieron en Birdman y que seguirá en una serie de televisión titulada The One Percent que emitiría en EE UU el canal Starz y cuya fecha de estreno no ha trascendido aún.

EMMANUEL LUBEZKI, la reválida

El Chivo Lubezki obtuvo este año su séptima candidatura a un Óscar de mejor fotografía, una recompensa por su trabajo en Birdman y que le pone en disposición de reeditar el éxito que ya consiguió el pasado año cuando se alzó con su primera estatuilla por Gravity.

Anteriormente, este artista mexicano había optado al premio por A Little Princess, Sleepy Hollow, The New World, Children of Men y The Tree of Life.

Robert Yeoman ( The Grand Budapest Hotel), Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski ( Ida), Dick Pope ( Mr. Turner) y Roger Deakins ( Unbroken) son sus competidores, si bien Lubezki es uno de los principales favoritos al galardón tras imponerse en los ASC Awards, reconocimientos del gremio de directores de fotografía de EE UU.

Lubezki también ganó en los ASC en 2014 poco antes de llevarse el Óscar aunque esa coincidencia no es habitual.

En los últimos cinco años únicamente en dos ocasiones el vencedor en los premios ASC repitió en los Óscar -Lubezki por Gravity (2013) y Wally Pfister por  Inception (2010)-. De hecho el mexicano se hizo con ese galardón por The Tree of Life (2011) y Children of Men (2006), sin que fuera sinónimo de Óscar.

Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski se postulan como los principales contendientes de Lubezki por la estatuilla gracias a su preciosista trabajo en blanco y negro en el filme polaco Ida, que opta al Óscar a mejor película de habla no inglesa.

Los miembros de ASC, muchos de los cuales también votan los Óscar, han reconocido a Zal y Lenczewski con un premio especial por su labor en Ida.

MARTIN HERNÁNDEZ, el sonido del hombre-pájaro

Este experimentado locutor de radio mexicano y supervisor de sonido de las películas de Alejandro González Iñárritu logró de la mano de Birdman la nominación al Óscar de mejor edición de sonido, la primera de una carrera con más de 40 largometrajes en apenas 15 años.

Entre sus trabajos está Amores Perros, Babel, El laberinto del fauno, Biutiful, Rudo y Cursi, Into the Wild e Instructions Not Included.

Hernández, amigo de universidad de Iñárritu, hizo su primer incursión radiofónica en los años 80, cuando comenzaba la radio digital WFM donde compartió ondas con el cineasta, y continuó como locutor durante los años 90 en Radioactivo hasta que se embarcó con Iñárritu en el cine para hacer Amores Perros.

Tras casi dos décadas de ausencia, Hernández regresó a la radio en agosto de 2014 para lanzar el informativo matinal Así son las cosas en W Radio, del grupo Televisa. Un programa del que sigue siendo conductor junto con Francisco Alanís "Sopitas" y Raúl David "Rulo".

Martín Hernández comparte nominación al Óscar con Aaron Glascock si bien sus posibilidades de estatuilla pasan por imponerse a Interstellar y a American Sniper, que parten con cierto favoritismo en las quinielas.

GABRIEL SERRA, el primer candidato nicaragüense

A sus 30 años, este cineasta de Managua se convirtió en el primer nicaragüense en optar a una estatuilla de la Academia de Hollywood gracias a su obra La Parka, que resultó nominada en la categoría de mejor cortometraje documental.

La Parka fue inicialmente un trabajo para un taller de su maestría y terminó compitiendo un total de 33 festivales internacionales y recolectando una decena de premios.

Serra, que comenzó su carrera haciendo videoinstalaciones y fotos para películas y documentales, decidió cambiar de rumbo y buscarse la vida como director de cine, motivo por el cual se fue a estudiar al Centro de Capacitación Cinematográfica, perteneciente al Centro Nacional de las Artes de México.

La Parka fue un proyecto de estudios y en la cinta cuenta la historia de Efraín, un hombre que lleva más de 25 años trabajando en un matadero donde son sacrificadas unas 500 reses diarias. Le apodan así precisamente porque es quien se encarga de apretar el gatillo en esta cadena que acaba en la mayoría de las carnicerías de la capital mexicana.

Serra llegó a Los Ángeles el día 16 para vivir en primera persona la experiencia de una ceremonia de los Óscar, si bien los analistas en Hollywood le dan escasas opciones de triunfo al nicaragüense. En su categoría figuran como principales favoritos Crisis Hotline: Veterans Press 1, Joanna y Our Course.

'THE SALT OF THE EARTH', el legado de Sebastiao Salgado

La obra sobre el fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado, La sal de la tierra, disputará la categoría de mejor documental en la 87 edición de los Óscar, un premio para el que cuenta con remotas opciones de triunfo a tenor de las quinielas en Hollywood.

El largometraje fue dirigido por el alemán Wim Wenders y el hijo del fotógrafo, Juliano Ribeiro Salgado, y fue presentado en el último Festival de Cannes, donde fue reconocido con un galardón especial del jurado de la sección Una cierta mirada.

El documental hace un preciosista recorrido por la impresionante obra de Salgado y su forma de acercarse a la naturaleza para retratarla en todo su esplendor y, a veces, horror.

Con mucha imagen fija que muestra hasta los más mínimos detalles del trabajo de Salgado, el documental recopila más de cuatro décadas de viajes por todo el mundo, en los que el brasileño se ha acercado a zonas vírgenes y aisladas de todo contacto humano.

Una película que recoge algunas de las fotografías más conocidas de Salgado, como las que documentan las condiciones infernales de trabajo en las minas de Indonesia o el drama de la pesca tradicional en Sicilia en su serie Trabajadores (1993), o su visión del drama de los refugiados en Éxodos (2000).

En los Óscar todo apunta a que la estatuilla de mejor documental irá a parar a Citizenfour, sobre la figura del extécnico de la Agencia de Seguridad Nacional de EE UU (NSA) Edward Snowden, responsable de la filtración a la prensa de numerosa información confidencial sobre espionaje CIA Edward Snowden. En un segundo plano aparece la historia sobre la protección de los gorilas de montaña de Virunga.

'RELATOS SALVAJES', a por el triplete argentino

La cinta argentina Relatos salvajes dirigida por Damián Szifrón disputa la categoría de mejor película en habla no inglesa, la misma en la que hace cinco años se impuso la también argentina El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella.

Aquel año, 2010, fue el último en el que una obra latinoamericana se alzó con la estatuilla de película extranjera y los paralelismos entre ambos casos son más que llamativos. En aquella ocasión, al igual que ahora, se trató de una producción realizada con capital español y con Ricardo Darín como uno de sus protagonistas. Ninguno de los dos filmes llegó a la semana de los Óscar como favorito para llevarse el premio.

En 2010, todo parecía indicar que la candidata alemana, The White Ribbon, de Michael Haneke, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes y candidata también al Óscar de mejor fotografía estaba llamada a recoger el galardón.

En 2015, esa vitola de favorito recae sobre la candidata polaca, Ida, de Pawel Pawlikowski, que al igual que le pasó a The White Ribbon está nominada al Óscar de mejor fotografía. Tanto The White Ribbon como Ida se rodaron en blanco y negro y cuentan historias en cuyo trasfondo se palpa el belicismo europeo de la primera mitad del siglo XX.

Relatos salvajes, que acaba de obtener el premio de mejor película iberoamericana en los Goya, está compuesta de seis historias independientes pero con un punto en común: la reacción extrema que cualquier persona puede tener frente a una situación cotidiana.

Darín, Leonardo Sbaraglia, Darío Grandinetti, Érica Rivas, Rita Cortese, María Marull, Óscar Martínez o Julieta Zylberberg son algunos de los nombres que componen el reparto coral.

Coproducida por la argentina Kramer & Sigman Films y la española El Deseo -de los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar-, la película se estrenó en el último Festival de Cannes, donde obtuvo una gran recepción por parte del público y del mercado cinematográfico.

Pese a que no consiguió ningún premio en la sección oficial, salió de Cannes con distribución para Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Escandinavia, Italia, Benelux, Francia, Japón, países del este de Europa y toda Latinoamérica.

En su país de origen fue todo un fenómeno, con más de 3,5 millones de espectadores, y también consiguió importantes cifras en España -con casi un millón de espectadores-, Uruguay, Chile, México o Francia, con 258.000 entradas vendidas en solo dos semanas, según datos de la productora argentina.

Argentina ha logrado hasta la fecha dos estatuillas de película extranjera: La historia oficial, en 1986, y El secreto de sus ojos, en 2010.

Otros cuatro títulos lo han intentado sin suerte - La tregua (1974); Camila (1984); Tango (1998) y El hijo de la novia (2001)-.

Ida y Relatos salvajes disputarán el Óscar a la cinta rusa Leviathan, de Andrey Zvyagintsev; la estonia Tangerines, de Zaza Urushadze, y la mauritana Timbuktu, de Abderrahmane Sissako.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0