El Reina Sofía inaugura un ciclo sobre el documental cubano revolucionario

Fotograma de la película de 'Por primera vez'.
Fotograma de la película de 'Por primera vez'.

(EFE).- El desarrollo del cine documental cubano desde la Revolución de 1959 centra el ciclo Por un cine imposible, que inaugura el próximo jueves el Museo Reina Sofía, un evento que complementa la exposición sobre el artista cubano Wifredo Lam.

Por un cine imposible. Documental y vanguardia en Cuba (1959-1972) incluye varios documentales realizados por los directores de la Isla, con el propósito de rescatar la historia de este género vanguardista "ignorado", explica la entidad en una nota.

El programa, comisariado por el historiador del cine Michael Chanan, cuenta con formatos originales procedentes del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y estará abierto hasta el próximo 9 de julio.

El título del ciclo proviene del manifiesto de Julio García Espinosa, referente cubano en la producción cinematográfica, que tras el triunfo del movimiento revolucionario en 1959 destaca el cine en busca de diálogo público y de bajo presupuesto frente a las grandes producciones.

Una de las piezas más destacadas del ciclo es 'Tercer mundo, tercera guerra mundial'

Esa tesis predomina en Tercer mundo, tercera guerra mundial, una de las piezas más destacadas del ciclo, grabada en Vietnam en 1968, y también está presente en muchas otras de las películas del programa.

A consecuencia de la Revolución cubana se desata un frenesí de proyectos para narrar la actualidad, en el que el cine documental juega un papel central pese a las limitaciones técnicas, explica el museo.

Destaca en ese proceso Santiago Álvarez, que crea escuela al transformar el noticiero semanal mediante la unión de los elementos mostrados en un discurso político o al convertirlos en documentales monográficos, con un estilo satírico dirigido contra el expansionismo norteamericano.

Como contrapunto a este cine, el programa incluye una selección de filmes realizados en Cuba por cineastas extranjeros llegados durante los primeros años de la Revolución, como Joris Ivens, Chris Marker y Agnès Varda.

Además de presentar un movimiento clave en la transformación del documental, ignorado en las historias de la vanguardia, Por un cine imposible se articula en torno a la exposición retrospectiva dedicada en el Reina Sofía a Wifredo Lam, que permanecerá abierta hasta el 15 de agosto.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2