Reina María Rodríguez recibe el Premio Iberoamericano Pablo Neruda

(EFE).- La presidenta Michelle Bachelet junto a la ministra de Cultura, Claudia Barattini, entregó este lunes el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, a la cubana Reina María Rodríguez, distinción que por segundo año consecutivo se quedó en manos cubanas.

La presidenta Bachelet señaló que "Reina María Rodríguez recibe el Premio Pablo Neruda diez años después de su creación y es la poeta más joven entre todos quienes han pasado por esta casa de los presidentes y presidentas de Chile para aceptar este galardón".

Aseguró que "su trayectoria es la de una mujer que publicó desde muy temprano, que ha obtenido reconocimientos tanto en su patria como fuera de ella y que se ha destacado en la prosa y en la poesía".

Bachelet reconoció el talento "articulador de voces" de la artista, indicando que se le debe mucho a personas como Reina María Rodríguez, "que entendieron que la poesía es un bien colectivo, un misterio común que se da mejor cuando los poetas se leen entre sí, cuando se escuchan, cuando pueden contrastar sus visiones y sus abordajes del fenómeno poético".

La poetisa cubana que se encuentra en Chile desde el pasado sábado y extenderá su visita hasta el 23 de agostó dijo al recibir el premio que su poesía fue condecorada por desplegar en cada verso "el milagro de lo vivo".

Dijo que el premio demuestra "que la literatura cubana es una literatura fundamentalmente de poetas y que la literatura no es territorial, puede estar en cualquier parte".

Reina María Rodríguez, que se encontraba en Texas (EE.UU.) cuando recibió la noticia del premio, es reconocida por una poesía profunda, ligada a la tradición poética cubana. Es una de las voces más premiadas de la literatura cubana actual.

El jurado, encabezado por la ministra de Cultura Claudia Barattini y compuesto por José Kozer (Cuba), ganador del mismo premio en 2013, Graciela Aráoz (Argentina), Pablo Brodsky (Chile), Julio Ortega (Perú) y Malú Urriola (Chile), decidió por unanimidad entregarle este galardón dotado con 60.000 dólares y el compromiso de la edición de una antología poética.

Sea poesía o narrativa, la pluma de Reina María se caracteriza por un compromiso con la realidad social y política de su país que no pierde el vuelo poético.

Un sello que está presente en toda su obra, que se inicia en el año 1976 con 'La gente de mi barrio', después vendría 'Una casa en Ánimas' o 'Para un cordero blanco' con el que obtiene el Premio Casa de las América en 1984, entre casi una veintena de libros publicados.

La poeta ha sido reconocida por la Orden de Artes y Letras de Francia (1990), la Medalla Alejo Carpentier (2002) y el Premio Ítalo Calvino (2004).También recibió el Premio Nacional de Literatura 2013 de Cuba.

El premio Iberoamericano Pablo Neruda, que celebra su undécima edición, ha reconocido la trayectoria literaria del mexicano José Emilio Pacheco (2004), el argentino Juan Gelman (2005), la cubana Fina García-Marruz (2007) y el antipoeta chileno Nicanor Parra (2012), entre otros.

Las actividades de la artista cubana comenzaron este domingo con una visita a la Casa Museo de Pablo Neruda en Isla Negra, situada a 120 kilómetros al suroeste de Santiago, donde se reunió con la poetisa chilena Damaris Calderón.

Este martes parte rumbo a Temuco, en el sur de Chile, donde efectuará un recorrido por la llamada ruta patrimonial "Huellas de Pablo Neruda", que hace referencia al período de clandestinidad que vivió el poeta en 1949.

Reina María se trasladará este jueves a Villa Alemana en la región de Valparaíso, donde mantendrá un diálogo con alumnos del tercero medio del Liceo Mary Graham, quienes han estudiado su obra.

La jornada concluirá con un recorrido por la Casa Museo La Sebastiana, que mira al Pacífico, donde se celebrará una charla junto a integrantes de círculos literarios de ese puerto.

Al otro día en Santiago, la poetisa conocerá la biblioteca donada por Pablo Neruda al Archivo Central Andrés Bello; una muestra de su colección de caracolas y más tarde sostendrá un encuentro con académicos de la Universidad de Chile.

Sus actividades en la capital chilena finalizarán con un recorrido por la Casa Museo La Chascona, situada prácticamente en el faldas del Cerro San Cristóbal, a pocas manzanas del centro de Santiago, donde realizará una lectura de poemas y un diálogo abierto con el público que asistirá al encuentro.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3