Semana de Teatro Alemán aborda nuestra realidad

El camino de las hormigas, obra dirigida por Roland Schimmelpfennig y Ernesto del Cañal
El camino de las hormigas, obra dirigida por Roland Schimmelpfennig y Ernesto del Cañal

La novena semana de Teatro Alemán en Cuba concluyó este sábado con el estreno mundial de El Camino de las Hormigas de Roland Schimmelpfennig, quien compartió la dirección con Ernesto del Cañal en la sala  Alfredo Llauradó en La Habana.

Cuatro actores, tres mujeres y un hombre, teniendo como escenario un sofá en una sala oscura protagonizan y narran al público la historia de una  familia que estuvo 42 años esperando un paquete. Una noche, en medio de un apagón, aparece un misterioso mensajero que deja una caja cuyo contenido era una cuchara, un almanaque, un bolígrafo, una peluca rubia y un vaso envuelto en unas hojas de un periódico cuyo idioma nadie puede descifrar.

Como dice y repite varias veces la abuela de este singular cuarteto, lo mejor sería empezar a contar esta historia de atrás hacia delante, pero eso sería estropearle el suspenso a los espectadores que el próximo fin de semana tendrán todavía ocasión de ver representada en la escena la mediocre cotidianidad y el vacío existencial de quienes merecen ser comparados con hormigas. 

Sobre el escenario personas que tropiezan un día en su monótono camino con un miligramo prodigioso

Sobre el escenario los actores Yeyé Báez, Gilda Bello, Adriana Jácome y Yasel Rivero interpretan a esas personas que tropiezan un día en su monótono camino con un miligramo prodigioso que les hace creer que todos los sabores del mundo están en una cuchara, que un bolígrafo tiene la potencial capacidad de convertirnos en poetas y que un almanaque puede comportarse casi como una máquina del tiempo.

Schimmelpfennig (1967) es en este momento uno de los autores alemanes más llevados a escena. Sus obras se presentan en más de 40 países. La adaptación que ha hecho de su historia a la realidad cubana es tan sorprendente como un copo de nieve en medio de un verano habanero. Desde esa manera de mirarnos que tiene el que viene de allá afuera, nos descubre detalles esenciales de nuestra identidad, sin acudir a folclorismos estériles, ni a estereotipos turísticos o ideológicos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1