Zenon Dance arranca prolongados aplausos en el Teatro Martí

La compañía Zenon Dance durante su presentación este sábado en el Teatro Martí, La Habana (14ymedio)
La compañía Zenon Dance durante su presentación este sábado en el Teatro Martí, La Habana (14ymedio)

Sin una sola butaca vacía y con revendedores de boletos en la puerta, el habanero Teatro Martí fue escenario este sábado de la primera presentación en Cuba del grupo estadounidense Zenon Dance Company. Un programa de lujo para los admiradores de la danza en la Isla, que rivalizó con la programación clásica del recién inaugurado Gran Teatro de La Habana.

Al comenzar el espectáculo, Linda Andrews, fundadora y directora artística, aseguró que aunque los gobiernos de Cuba y Estados Unidos llevaban ya un tiempo conversando, “a través de la danza se podría hacer una conexión inmediata”. El público respondió a esa aseveración con prolongados aplausos, una situación que se repitió a lo largo de toda la función por la calidad de los bailarines.

A la función asistieron muchos estudiantes de las escuelas de danzas de la capital, parte del cuerpo diplomático y seguidores de la danza moderna. El aguacero persistente, que mantenía la ciudad empapada, no disminuyó la asistencia al esperado acontecimiento cultural que tuvo una amplia difusión en los medios oficiales.

Zenon Dance Company, fundada en 1983, es hoy una de las principales compañías de danza contemporánea en Estados Unidos y un centro de formación para bailarines profesionales y aficionados. El grupo mezcla con habilidad lo tradicional y lo moderno. Ha realizado numerosas giras internacionales y recibido prestigiosos galardones, además de elogiosas críticas de diversos medios especializados.

En La Habana el público premió la osadía y el atrevimiento de unas coreografías que lograron escapar de las formas más cómodas y conocidas para sorprender al auditorio con una propuesta refrescante y sólida

En La Habana el público premió la osadía y el atrevimiento de unas coreografías que lograron escapar de las formas más cómodas y conocidas para sorprender al auditorio con una propuesta refrescante y sólida. Minimalista en su escenografía, el espectáculo mantuvo los ojos del público todo el tiempo sobre los gestos de los intérpretes, que irradiaron maestría y naturalidad.

Zenon Dance demostró por qué la crítica ha definido su estilo como dinámico y enérgico, de notable perfección técnica e inteligencia emocional.

La visita a Cuba de estos bailarines constituye un acto de reciprocidad con la exitosa estancia del coreógrafo Osnel Delgado, director de la compañía cubana Malpaso, durante agosto de 2014 en Minnesota. El creador llevó a escena en Estados Unidos su pieza Coming Home, con la que Zenon Dance abrió este sábado su presentación en La Habana.

El programa contó también con las obras My Very Empty Mouth, de Wynn Frick, y Ezekiel’s Wheel, de Danny Buraczeski, que fueron muy bien recibidas por los espectadores. Al concluir el espectáculo el mejor regalo para los artistas fue la cerrada ovación del público puesto de pie, reconociendo la calidad de la danza y agradeciendo el buen arte, ese que no entiende de rivalidades ni de diferendos entre gobiernos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1