La caída en desgracia de un concurso musical

Pedro Junco.
En 1979 se dio al concurso el nombre del más universal de los autores pinareños, Pedro Junco. (CC)

A pocas horas de comenzar la edición número 29 del concurso de música cubana Pedro Junco, muchos se preguntan qué pasará este año con el certamen cultural más importante del territorio. Ante la deficiente divulgación que ha tenido hasta el momento el evento en los medios locales, se teme que continúe la caída en desgracia que comenzó hace más de dos décadas.

El concurso tiene su antecedente en una competencia similar que se instituyó en los año cuarenta del siglo pasado, en la que se incluían piezas literarias, de las artes plásticas y la música. Poco tiempo después dejó de realizarse y sólo en 1979 se retomó la idea y se le dio el nombre del más universal de los pinareños, autor de canciones como el legendario bolero Nosotros.

Desde ese entonces, el evento ha pasado por altas y bajas, relacionadas fundamentalmente con cuestiones organizativas y materiales. Este año se han presentado 16 obras en competencia, aunque la empresa provincial comercializadora de la música y los espectáculos aún no ha ofrecido detalles sobre las categorías a premiar y tampoco sobre las características de los galardones.

De forma extraoficial una funcionaria cultural comentó a 14ymedio:"Desde la edición anterior, en el año 2013, se otorgan obras de artistas locales de la plástica". La suspensión del monto en metálico que acompañó tradicionalmente a estos galardones se debe a que el Instituto de la Música realizó una selección a nivel nacional de los concursos que premiarían con dinero "y el nuestro no resultó elegido", detalló.

Entre los invitados estarán María Elena Lazo, Mercy del Pilar, Francisco Esquivel, Omar Pérez y el dúo Fulano de Tal

La situación desestimula a muchos potenciales concursantes. Hasta hace una década los premios venían acompañados por cantidades que oscilaban entre los 1.000 y los 4.000 pesos cubanos, según la categoría. Se entregaban también 500 pesos a la mejor orquestación e interpretación, además de 1.000 pesos al artista que se alzaba con el galardón de la popularidad. Pero eso ya es cosa del pasado.

Respecto a la composición del jurado, la funcionaria agregó que estarán presentes el maestro Rey Montesinos, prestigioso director de orquesta, y el cantante y compositor Ariel Alfonso, "junto a otras destacadas figuras de la canción".

En el teatro Milanés, sede del evento, la información también es parca. Un cartel anuncia el certamen, pero los empleados del lugar no tienen más detalles. Según la publicidad, entre los invitados estarán María Elena Lazo, Mercy del Pilar, Francisco Esquivel, Omar Pérez y el dúo Fulano de Tal. El próximo domingo, la espirituana Ivette Cepeda y su grupo actuarán en la gala final.

Sin embargo, para muchos no basta con convocar a lo que más vale y brilla del escenario musical pinareño y nacional. En opinión de un joven compositor musical de la provincia, que prefirió el anonimato, el concurso "necesita otra visión, conceptualización y organización".

El músico sugiere que la gestión del evento debe hacerse de forma "menos centralizada y cumplir con las expectativas estéticas, artísticas y económicas de los artistas". "De lo contrario, poco a poco irá desapareciendo y solo quedara en la memoria del público", advierte.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0