'Regreso a Ítaca': una generación traicionada por la historia

El director Laurent Cantet aborda el valor de la amistad y la vida tras la pérdida de las ilusiones de cinco cubanos

La película se estrena este miércoles en Francia

(AFP).- Sobre el tejado de una terraza que domina La Habana, cinco amigos festejan el regreso de uno de ellos tras un exilio de 16 años en España. Retrato magistral de una generación traicionada por la historia, Regreso a Ítaca emociona por sus temas universales: el valor de la amistad y la vida tras la pérdida de las ilusiones.

Tania, Eddy, Rafa, Amadeo y Aldo fueron compañeros de estudios en los años sesenta, cuando aún creían en el milagro de la revolución cubana. Cuarenta años después, reunidos para recibir a Amadeo, los recuerdos, los arrepentimientos, los resentimientos y las confusiones afloran.

El realizador Laurent Cantet ha elegido situar la acción en una sola noche, en un único lugar: una terraza que se asoma por un lado sobre el mar por el que tantos cubanos han huido, y por el otro sobre los tejados de La Habana, permitiendo que el bullicio de la ciudad se cuele en la reunión de los cinco viejos amigos. Un cerdo en el matadero, un partido de fútbol, una disputa conyugal... Esta unidad de lugar y tiempo, lejos de ahogar la película, aproxima al espectador a los cinco personajes, todos ellos encarnados por grandes actores cubanos poco conocidos en Francia pero cuya verdad y humanidad emocionan al espectador.

La naturaleza de la historia "exigía actores cubanos, muy implicados" puesto que estaban contando en parte su propia vida, explica a AFP el cineasta.

Llenos de ideales, los cinco amigos han sufrido de lleno lo peor del Periodo Especial, a principios de los noventa, cuando la Isla se hundió en la miseria tras el colapso de la URSS, el fin de las subvenciones del gran hermano soviético y el endurecimiento del régimen. Uno ha huido, el otro ha visto marchar a sus hijos, el tercero no tiene nada que perder,...

Laurent Cantet obtuvo autorización de rodar en Cuba durante 17 días. "Presentamos el guión, escrito con el novelista cubano Leonardo Padura que vive allí, y se aceptó tal cual", indica el realizador. "Se ha llegado a un momento en que Cuba quiere reflexionar sobre su historia reciente, a un momento en el que se podía hacer".

La idea del film nace después de numerosos viajes en Cuba en los últimos diez años, "de conversaciones con quienes creían intensamente en la revolución" Pero llegados a la edad en la que hubieran podido hacer algo para influir en el devenir de su país llega el Periodo Especial y el poder se perpetúa. Muchos cubanos se sintieron entonces desposeídos". No se trata de juzgar al poder cubano de esta época, "sino de dar la voz a los cubanos", añade el cineasta.

Más allá de esta página de historia desconocida, Laurent Cantet, regresa a sus temas favoritos, que son universales: la fuerza del grupo y de la amistad ( Entre les murs, Palma de Oro en Cannes 2008, Foxfire, confessions d'un gang de filles, su film anterior) y las ilusiones perdidas.

Cantet regresa a sus temas favoritos, que son universales: la fuerza del grupo y de la amistad

"Ya no tienen ideales, excepto Aldo, que dice claramente a sus amigos: "Dejadme creer", subraya Laurent Cantet. "Tuve la impresión de haber sido llevado, también yo, por ideales más fuertes que los que me guían hoy en día".

Los grandes sueños han desaparecido, la realidad ha causado heridas crueles a los protagonistas, pero el clima del film es sorprendentemente tranquilo gracias a la amistad que resiste. Gracias también a la superación del miedo, que ha permitido a Amadeo regresar a su país, como Ulises había vuelto a Ítaca tras la guerra de Troya y después de errar durante veinte años.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13