La condena al silencio eterno o Crónica de un calvario anunciado

Queridos amigos:

En la mañana del lunes 7 de septiembre se me citó a una reuniòn en el Centro de Teatro de la Habana para comunicarme la Resolución nº: 10 (se adjunta el documento correspondiente) del Ministerio de Cultura, el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y el propio Centro de Teatro de la Habana, donde se resuelve el cese de nuestro proyecto teatral El Ingenio y se dispone la terminación de mi contrato como Director Teatral.

Que también quiere decir: se me elimina cualquier posiblidad de hacer teatro en Cuba.

Para los que no tengan la calma de leer el documento entero, aquí les va un resumen a la manera de trending topic o highlight de la noticia:

POR CUANTO: En los meses de julio y agosto del 2015 el Director Teatral Juan Carlos Cremata Malberti, quien dirige el Proyecto El Ingenio, provocó un conflicto ético-profesional con la Dirección del Centro de Teatro y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas , quienes lo representan y patrocinan Legalmente, al realizar ataques desmedidos a estas instituciones a través de la prensa extranjera y las redes sociales, incompatibles con el objeto social para el cual fue creado el mencionado proyecto, provocando falta de confianza en el artista, todo lo cual descalifica sus propuestas como intereses institucionales

Y más adelante (...)

RESUELVO

PRIMERO: Disponer el cese del Proyecto El Ingenio en su rama escénica, dando por terminada su representación por el Centro de Teatro

SEGUNDO: Disponer, mediante el documento necesario, la terminación del contrato de trabajo en la rama artística del Director Juan Carlos Cremata Malberti

Así se consolida legalmente la censura y se ejercita la "libertad de expresión" en nuestro país, en pleno siglo XXI.

La medida no se consultó con los Premios Nacionales de Teatro o con otros artitas del gremio. Fue una simple vendetta. Una ejecución sumaria calculada.

Así se ensañan con los que piensan diferente. Paredón para con los que NO NOS QUEDAMOS CALLADOS.

Triste tiempo y espacio el que nos ha tocado vivir.

¿Cual será el próximo paso para terminar de enterrarme?

Saquen ustedes sus propias conclusiones.

NOTA IMPORTANTE: El indigno documento sólo está firmado por el Director del Centro de Teatro en calidad de empleador, pero sobre todo se hizo para evitar cobardemente las críticas a la verdadera persona responsable de tal agravio, es decir: la Sra. Gisela González. Pta. del Consejo Nacional de las Artes Escénicas. El mencionado Director del Centro de Teatro, Marvín Yaquis, incluso me manifestó su profundo pesar al tener que realizar algo que no le gustaba y a lo que estaba obligado.

No le tiren a él, por favor.

Es sólo el vocero de la ignominia o el portador de la sentencia de muerte "en vida" a la que se me ha condenado.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2