Carrera contra el deterioro en el Ateneo Deportivo de Santiago

Ateneo Deportivo Armando Mestre (Foto Yosmany Mayeta Labrada)
Ateneo Deportivo Armando Mestre (Foto Yosmany Mayeta Labrada)

El lugar que vio saltar a la inigualable voleibolista Mireya Luis y ganar en un espectacular combate a la yudoca Yurisel Laborde es hoy una sombra de lo que un día fue. El Ateneo Deportivo Armando Mestre muestra un alto grado de deterioro en todas sus instalaciones deportivas. Las quejas de los atletas, los asiduos al lugar y los vecinos se escuchan cada vez con mayor intensidad dentro y fuera de su imponente estructura.

Inaugurado en 1961, el Ateneo vivió sus momentos de gloria en la década de los ochenta, cuando fue la sede de importantes eventos deportivos. Las carencias materiales del llamado Período Especial hicieron mella en la calidad de su áreas, pero ha sido en los últimos diez años que ha vivido su peores momentos. A la falta de mantenimiento se han unido el vandalismo, la desidia estatal y el efecto del huracán Sandy.

Hoy, practicar deportes en el Ateneo es en sí mismo un “deporte de alto riesgo”, al decir de Yusnier Alonso, un joven que desde muy pequeño visitaba el lugar llevado por su abuelo. “Yo casi me crié entre estas paredes y por eso me duele más verlo así”. La zona de las gradas está necesitada de una urgente inversión para nuevas butacas, pero es el estado de los tabloncillos y los terrenos el que ahora mismo lastra en mayor medida el desempeño de los atletas.

“Ya esto no se puede ocultar”, explica alarmada Josefa Villanueva, una vecina del reparto Ateneo en el Consejo Vista Hermosa. A sus quejas se suma también otro morador de las cercanías, Juan Carlos Wilson:“llevamos más de diez años diciéndolo en las reuniones de rendición de cuenta del delegado, pero no se soluciona”, asegura. Otros, ya ni siquiera protestan por la situación, pues han perdido la esperanza de que el coloso deportivo sea reparado antes de que se desplome.

A la falta de mantenimiento se han unido el vandalismo, la desidia estatal y el efecto del huracán Sandy

Más allá de la molestia que provoca ver a una instalación tan importante deteriorase a la vista de todos, otro efecto colateral de su estado ruinoso es el aumento de niños y jóvenes practicando deportes en la vía pública. Lo cual, además de provocar peleas, ruidos e indisciplina social, aumenta los accidentes de tránsito.

Uno de los delegados de circunscripción del Reparto Ateneo, quien prefirió no revelar identidad, confesó que “es por gusto el esfuerzo de promover el tema del Ateneo en la Asamblea Municipal del Poder Popular, porque en varias ocasiones se ha planteado pero la cuestión es que el Gobierno no tiene presupuesto para emprender la reparación”.

El Ateneo no sólo fue la sede de importantes eventos deportivos a nivel nacional o internacional, sino que en sus instalaciones se realizaban topes y encuentros estudiantiles. Las tablas gimnásticas de las escuelas pertenecientes al Distrito 3 Antonio Maceo, las competencias entre atletas de centros docentes y los entrenamiento en diferentes disciplinas a aficionados de la zona marcaron el ritmo vital del lugar durante casi un cuarto de siglo.

Yoan Fernández, licenciado en Cultura Física, es uno de los que debe llevar ahora a sus alumnos a hacer deporte “en la calle”. Dice estar “cansado de realizar las actividades deportivas en las áreas públicas, pero qué vamos a hacer si las áreas habilitadas para la recreación y el deporte no están funcionando”. Su situación es muy similar a la de otros miles de santiagueros amantes del deporte.

La crisis por la que atraviesa el Ateneo es sólo una parte de la que padece toda la provincia de Santiago de Cuba en cuanto a instalaciones deportivas. Alejandro López, un joven preocupado por el estado de esas áreas en la región, aseguró que se puede “contar con los dedos de una mano las instalaciones en la provincia que están prestando servicios a la población”.

Hasta el momento ningún especialista de la Dirección Municipal de Deporte y Recreación ha querido pronunciarse sobre el tema ni aventurarse a hacer publico un cronograma de reparaciones en el Ateneo Deportivo Armando Mestre.

Ante el silencio oficial, las mismas voces que hace una década gritaban desde las gradas ante el triunfo de su atleta preferido, hoy tratan de llamar la atención sobre la situación de un lugar que trascendió en su momento el marco deportivo y se convirtió en un sitio de orgullo para toda una comunidad.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1