Los Cocodrilos derraman lágrimas en el inicio del ‘play off’

La interminable Serie Nacional que estamos viviendo acaba de reiniciarse después de su quinta parada y comenzó este sábado el play off más impredecible de los últimos años. La vuelta al terreno se cerró con una sorprendente victoria 12 carreras por 2 de los Vegueros sobre Matanzas.

En el estadio Victoria de Girón se realizaron durante el descanso labores de reparación del alumbrado, nivelación del césped y mejoras en la cabina de prensa. La aplicación de pintura sobre la instalación deportiva, tanto dentro como fuera, se unió al reacondicionamiento de los colchones de las vallas del terreno y a la instalación de grandes pantallas alrededor del parque.

También durante la pausa, Matanzas, que terminó en la punta, se midió en San José con la preselección cubana que jugaría contra el Tampa Bay y la derrotó 9-5. En cuatro de las cinco recientes etapas clasificatorias, los Cocodrilos ocuparon el primer lugar, pero quizás nunca han estado en mejores condiciones para ganar el título.

Téngase en cuenta que, si bien superaron la primera parte de este torneo en séptimo puesto, después ganaron 29 de los últimos 42 partidos, y en casa perdieron solo 11 de 41 juegos. Pero eso no los hace favoritos, pues tienen que luchar contra equipos con tradición de campeones, como los Leones y los Vegueros, que se endurecen mucho a la etapa decisiva.

Pinar del Río, que ya tenía un equipo muy completo, ha ganado mayor ofensiva y velocidad con los hermanos Alarcón, sobre todo Yosvani, nuestro actual mejor catcher al bate. Recordemos, no obstante, que los Vegueros entraron rezagados a la postemporada, perdiendo 9 de sus 12 juegos finales, 6 de forma sucesiva.

Así que, evidentemente, tan mal como resultó a los Cocodrilos la más reciente pausa, fue una maravilla para Pinar, que anoche arrasó con los Cocodrilos sin que le importara el pronóstico de un duelo de lanzadores ni hallarse en casa de ellos, el abarrotado Victoria de Girón donde no se dejan aplastar fácilmente los yumurinos.

El juego de más de tres horas fue abierto por Freddy Asiel Álvarez, a quien Yunior Paumier le regaló la mínima ventaja con jonrón inaugural, pero después solo habría otra carrera de los Cocodrilos, porque Yosvani Torres y sus relevistas lograrían que, aunque conectaron 10 hits, se quedaran cortos.

En el tercer capítulo sobrevino el cataclismo. Combinando errores rivales con buenos batazos, Pinar fabricó 8 decisivas anotaciones. Cuando Freddy Asiel explotó, con 36 lanzamientos, dejó el marcador 5-1 y dos hombres en base, sin out, pero ni los inexpertos Adrián ni Yaniel Blanco pudieron impedir que terminara ese inning 9-1.

Luego, sin embargo, Blanco lograría colgarles varios ceros a los visitantes. Adivinando que ya la suerte estaba echada, el público comenzó a abandonar el paisaje de masacre en el sexto. Increíblemente, entonces fue cuando se empezaron a dar bases por bolas. En el séptimo, un magistral fildeo del novel Lázaro Ramírez evitó un racimo matancero, aunque así y todo el juego se puso 10-2.

En el octavo y el noveno Pinar volvió a pisar el plato y el cerrador veguero Isbel Hernández retiró de 1-2-3 a los últimos bateadores, cerrando con un buen doble play. Torres ganó su primer juego, Freddy Asiel perdió su primer y William Saavedra también dio cuadrangular, pero la noticia fue, más que el casi nocao, la desastrosa defensa -4 errores- de Matanzas.

A pesar de todo, todavía nadie puede señalar a un favorito. Veremos cómo retornan hoy los Cocodrilos -que no querrán ir a Pinar contra Pinar con dos reveses, cuando hay que ganar 4 de 7- y qué nos dice el duelo de gatos grandes entre Leones y Tigres.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0