Comienza la recta final del béisbol

Matanzas se enfrentará hoy contra Isla de la Juventud

La ausencia de los "cuatro grandes" es uno de los rasgos más distintivos de la postemporada de béisbol que comienza este martes. Industriales, vapuleado en su propio cuartel del Cerro, perdió el pase a semifinales mientras que Pinar del Río tampoco logró llegar, pese a su descomunal esfuerzo. Por su parte, Villa Clara y Santiago de Cuba –los otros dos viejos guerreros– ya estaban descartados hacía tiempo.

Eso ya es historia. Se demostró que no basta con un uniforme o un nombre, sino que en última instancia todo depende de la competencia. Ahora se trata de que jueguen, más que los supuestos "cuatro grandes", los cuatro mejores de la temporada regular; una calificación que aún molesta a una parte inconforme de la afición, que prefiere llamarlos "sobrevivientes". Así que, a partir de las 7:15 esta noche. se enfrentarán Matanzas e Isla de la Juventud, esta última como visitador. Y mañana, a las tres de la tarde, les tocará a Granma y Ciego de Ávila en el estadio Mártires de Barbados, en Bayamo.

De siete juegos hay que ganar cuatro para estar en la final. Los pronósticos de la prensa especializada, casi unánimes, apuntan a que serán Matanzas y Ciego de Ávila los que prevalecerán en sus respectivas justas para verse las caras en un duelo decisivo por el trono de la pelota cubana.

Los pronósticos apuntan a que Matanzas y Ciego de Ávila lucharán por el título

Sin embargo, todas las predicciones fallaron cuando Isla de la Juventud consiguió situarse en el disputado cuarto lugar, barriendo a los Leones de la capital. "La gran sorpresa de esta serie nacional" fue el calificativo que les dio a los pineros una comentarista de la televisión.

Considerando que el equipo "más isleño" está inspirado por una cadena de victorias clave, algunos analistas como Michel Contreras de Cubadebate opinan que si los visitadores "arañan" al menos un triunfo en el Palacio de los Cocodrilos, la semifinal con Matanzas se pondría a favor de los Piratas de la Isla.

Aunque Matanzas es un equipo cerrado, fabricante de carreras, que se mantuvo durante meses –y con diferencia– en el primer lugar de la temporada, los pineros son casi igualmente de buenos ganando en casa y tienen a su favor la "maldición", un viaje que puede sacar del paso a sus rivales. Además, los Piratas son maestros en el juego cerrado: de sus 49 victorias, 31 se dieron con ventaja de solo tres carreras o menos.

Por lo tanto, ningún resultado está escrito con tinta. Matanzas ha permanecido durante tres años a un paso de la corona, pero siempre termina perdiendo. Ocurrió con Pinar del Río el año pasado y con Villa Clara en el torneo anterior a ese. Por cierto, que en la serie 51 –la actual es la edición 54–, los Cocodrilos quedaron en tercer lugar precisamente a manos de Ciego de Ávila, su supuesto favorito para esta final si es que ambos lo logran, ahora por separado.

Granma tiene una batería de muerte, con los principales jonroneros e impulsadores de la temporada

Pasando a la semifinal oriental –¿podría llamársele así?–, allí se encuentran dos equipos cuyo abrazo podría ser más ajustado que el de los occidentales, atendiendo a sus números.

Granma tiene una batería de muerte, con los principales jonroneros e impulsadores de la temporada. Lo que pasa es que, junto a ese poder de bateo, se halla el lastre de una defensa poco ajustada que permite muchas carreras.

Si Ciego de Ávila lograse explotar esa debilidad de su adversario, unido al buen staff de lanzadores que posee para amarrar a la alineación de Granma, es muy posible verlo salir airoso. Pero, una vez más, la última palabra no está dicha. En resumen, cualquiera de los cuatro equipos podría salirse con la suya pues no en vano han llegado tan lejos. Cada uno, aparte de sus debilidades, muestra armas poderosas que harán de este play-off un evento singular.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0