Cubanos de la diáspora compiten con atletas de la Isla

Con 11 medallas, la Isla logra su peor resultado de los últimos 40 años

El cubano Arlen López conquistó el oro en los 75 kilos de boxeo. (EFE)
El cubano Arlen López conquistó el oro en los 75 kilos de boxeo. (EFE)

Para obtener la mayor cantidad posible de medallas y mantenerse como potencia olímpica entre los primeros 20 países en el medallero final, las autoridades deportivas de Cuba enviaron a los Juegos de Río a unos 120 atletas para competir en 19 deportes. La mayor representación estuvo en atletismo (39), voleibol (12), boxeo y lucha (10 cada una). En la cita recién concluida, los isleños ganaron 11 preseas (cinco de oro, dos de plata y cuatro de bronce), colocándose en el puesto 18. Otros seis deportistas nacidos en la Isla consiguieron siete medallas para sus nuevas banderas.

Pese a ganar cinco oros, igualando Londres 2012, en total la Isla registró el resultado más pobre de la cita de Montreal de hace 40 años. En 19 Olimpíadas anteriores, Cuba había obtenido un total de 208 medallas, de las cuales 72 eran de oro. En la cita de Pekín en 2008, ganó 24 medallas; en la de Londres en 2012, 14. El de Río 2016 no es un gran desempeño.

Con 3 de las 5 coronas —Julio César la Cruz, Robeisy Ramírez y Arlen López— y 3 de los 4 bronces —Joahnys Argilagos, Lázaro Álvarez y Erislandy Savón—, el boxeo tuvo la mejor actuación colectiva de la delegación, pero quedó por debajo de algunos pronósticos que olvidaron que el campeonato mundial, donde Cuba arrasó, no sirve para medir el nivel de una cita olímpica, pues en ese evento participan solo países con equipos completos y muchos buenos púgiles quedan fuera.

Seis deportistas nacidos en la Isla consiguieron siete medallas para sus nuevas banderas

Casi todos los miembros de la delegación de atletismo quedaron lejos de sus mejores marcas personales.Por ejemplo, Yarisley Silva, fuerte candidata a medalla, no se encontraba en su mejor forma.

Fueron los deportes de combate los que más preseas aportaron. La victoria de Mijaín López en la lucha grecorromana lo convirtió en otro triple campeón olímpico, junto a Teófilo Stevenson, Félix Savón y el equipo femenino de voleibol.

Las dos medallas de plata fueron para el luchador greco Yasmani Lugo y la judoca Idalys Ortiz. En voleibol de playa, la pareja de Sergio González y Nivaldo Díaz tuvo una notable actuación. Manrique Larduet, aunque lesionado, logró llegar a dos finales, desempeño que ningún otro gimnasta cubano ha logrado. Otros atletas destacados fueron el tirador Leuris Pupo, con un quinto puesto, y el luchador Alejandro Valdés, que perdió la disputa por el bronce ante Haislan García, un canadiense de origen cubano.

Aunque no es la primera vez, en esta cita de Río una veintena de atletas nacidos aquí compitieron por otros países, demostrando así la amplitud creciente de la diáspora cubana en todos los ámbitos y la cerrazón de las autoridades deportivas, que se niegan a permitir que nacionales residentes en el extranjero integren la delegación atlética del país.

Entre ellos se encuentran Julio César Acosta, pesista que compitió por Chile; Yasmani Copello, en 400 metros con vallas, por Turquía; los discóbolos Frank Casañas y Lois Maikel Martínez por España; el luchador Frank Chamizo Márquez, por Italia, igual que la velocista Yusneysi Santiusi, la vallista Yadisleidis Pedroso, el voleibolista Osmany Juantorena y la corredora Libania Grenot; la judoca Angélica Delgado, por Estados Unidos, y el balonmanista Rafael Capote por Qatar.

La atleta cubana Yarisley Silva. (EFE)
La atleta cubana Yarisley Silva. (EFE)

En esa lista están también Bredni Roque Mendoza, pesista, por México; el vallista Yidiel Contreras, por España; la tenista de mesa Yadira Silva, por México; el judoca Ramón Pileta, por Honduras; el luchador libre Haislan García, por Canadá; el saltador Yordanis Durañona, por Dominica y el boxeador Lorenzo Sotomayor Collazo por Azerbaiyán. Sin embargo, los dos atletas que más llamaron la atención son el gimnasta Danell Leyva, crecido y formado en Estados Unidos, que ganó dos medallas de plata, y el vallista Orlando Ortega, que ganó una plata para España.

Ortega protagonizó uno de los hechos más comentados del encuentro deportivo, pues, al final de su carrera, rechazó una enseña cubana que le ofrecieron y, como había prometido, se paseó con la bandera española, en agradecimiento por el apoyo recibido en ese país, donde reside desde hace tres años. En el programa oficialista de la televisión cubana Mesa Redonda, el vallista fue calificado como "excubano".

El boxeador Lorenzo Sotomayor Collazo —sobrino del célebre saltador de altura Javier Sotomayor—, que compitió por Azerbaiyán, se declaró orgulloso de representar a su nuevo país, que le dio la oportunidad de mejorar su vida y aseguró que, de seguir en Cuba, difícilmente estaría en la selección: "Estaría en la calle luchando para ganarme la vida y alimentar a mis dos hijos". El 16 de agosto, el púgil había derrotado en semifinales al también cubano Yasniel Toledo.

Las autoridades deportivas cubanas siguen utilizando expresiones como "robo de atletas" en vez de "pérdida de atletas" y denigrando a los deportistas que deciden hacer carrera y prosperar fuera del país.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 35