Empate en el San Luis y agonía de los Leones en el Latino

Gorra del equipo de los Tigres de Ciego de Ávila. (CC)
Gorra del equipo de los Tigres de Ciego de Ávila. (CC)

Quienes querían semifinales emocionantes deben sentirse satisfechos, porque las tensiones y la expectativa siguen in crescendo y los juegos se ponen cada vez más interesantes. El cuarto partido de los play off, a las 3 de la tarde de este miércoles en el Capitán San Luis, entre Cocodrilos y Vegueros, concluyó con una apretada pizarra de 7-6, en un duelo de batazos que a veces favorecía a uno y luego a otro conjunto.

Por los visitantes, el abridor Danny Betancourt solo sacó un out, pues Yosvani Alarcón y William Saavedra lo bajaron del montículo, y vino Yoandy Ruiz. Pinar ganaba 1-0 al final del primero y su abridor, Erlis Casanova, no permitió imparables hasta el tercer capítulo. Ahí mismo explotó Ruiz, con marcador contrario 3-0 y un trabajo casi idéntico al del día anterior. Yosvani Pérez, con experiencia en play off, lo relevó.

En el cuarto, salió Adrián Sosa por los Cocodrilos, por tercera vez en cuatro juegos, mientras el mentor Víctor Mesa continuaba con su enloquecedora costumbre de ahondar los trillos que ha abierto entre el box y el dugout en los estadios cubanos. El San Luis estaba abarrotado.

En el sexto, sacaron a Casanova, que tenía nada más 61 lanzamientos, con tres hits permitidos y sin boletos, y trajeron a Liván Moinelo, muy esperado por todos, pues lleva tiempo sin pitchear. Pese a sus números impresionantes - average contrario de 120 y casi un ponche por inning-, le empataron el encuentro.

Como seguía mal, resultaba inexplicable que la dirección hubiese sacado tan fácil al abridor y se demorara tanto con Moinelo, por estelar que fuese. En tanto, Sosa fue sustituido por Jonder Martínez, que enseguida estalló por un jonrón de Donal Duarte con uno en base y otro trabucazo de William Saavedra, para un 6-4 a favor de Pinar. El público gritaba: "¡Oye, te cogió el tsunami!". Vino Ramón Licor.

El partido entre Cocodrilos y Vegueros concluyó con una apretada pizarra de 7-6, en un duelo de batazos que a veces favorecía a uno y luego a otro conjunto

Ya que Moinelo persistía, Danger Guerrero, en el octavo, le empató con cuadrangular de dos puntos. El astro matador, en pésimo día, se fue con cinco carreras y ocho hits. Gallardo se arriesgó con Yosvani Torres. El ala roja del verde gentío estaba de fiesta. Del otro lado, Licor dio paso a Alexander Rodríguez, que venía sobre 90 millas, pero un wild pitch hizo fatal marcador de 7-6.

Como en el noveno, Torres hizo un cierre espectacular para un juego muy bueno, pese a sus irregularidades, y el play off quedó empatado a dos puntos por equipo.

Por la noche, en el Latino, otra fue la historia, una verdadera batalla de serpentineros y mentores que acabó en apretado 2-1 a favor de los Tigres visitantes, con una apertura excelente del ganador y hasta entonces irrelevante Lázaro Blanco, mientras el perdedor Norberto González regalaba a los Leones su mejor actuación en muchos años.

En el estadio, con bastante público, hubo un problema de iluminación que luego fue arreglado. Si Industriales anotó su única carrera en el tercero, el quinto volvió a ser el punto de giro del argumento avileño, esta vez con dos empujadas por Raúl González.

Miguel Lahera asumió entonces por los azules, inmejorable elección, pues retiró a 14 hombres consecutivamente, ponchando a seis, esperando una reacción de los suyos, que no pudieron, porque vino a cerrar un gran Yennier Cano -su 13 juego salvado- y la defensa de Ciego hizo maravillas, como poner out dos veces a Alomá en home con tiros fantásticos de Abdel Civil y de Raúl González, el tigre de la noche.

En el Latino, una verdadera batalla de serpentineros y mentores acabó en apretado 2-1 a favor de los Tigres visitantes

El partido fue tan vertiginoso que acabó con un raro doble play, pues, tras el paralizante segundo out, Javier Camero, que acababa de asestar prometedor doblete, se dejó sorprender fuera de la base y echó un tercer cubo de agua fría sobre los moribundos Leones.

Preguntado sobre la lamentable ausencia de Styler Hernández, el mentor azul Méndez declaró a la prensa: "Fue una decisión compleja, por el peso que tiene, pero que un jugador cuestione las decisiones de la dirección y luego no participe en la preparación previa es una falta que no podemos tolerar, pues resquebraja la disciplina del equipo".

En cuanto a los dos outs en home, explicó que "había que hacerlo porque el equipo no estaba bateando" y los Tigres "tenían que hacer las cosas perfectas para evitar la carrera y no fallaron. En el béisbol hay que correr esos riesgos".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2