Granma vence a Ciego de Ávila en tercer juego de la final de la Serie Nacional

El abridor de los avileños, Dachel Duquesne, cayó ante la artillería de los Alazanes. (Facebook)
El abridor de los avileños, Dachel Duquesne, cayó ante la artillería de los Alazanes. (Facebook)

Los Alazanes de Granma han llevado contra las cuerdas a los Tigres avileños tras castigarlos con un 10-1 en el tercer partido de la final de la Serie Nacional de béisbol. Este domingo los orientales buscan realizar un viejo sueño: coronarse por primera vez, en la historia del principal evento de la pelota cubana.

En el estadio Mártires de Barbados, en suelo granmense y con un mar de espectadores que colmó la instalación, se desplegó un espectáculo donde la defensa, el pitcheo y el bateo de los muchachos de Carlos Martí arrasaron con una escuadra avileña que no pudo reaccionar ante la andanada de batazos.

Guillermo Avilés aprovechó un lanzamiento noble de Raidel Martínez y envió la pelota directo a las gradas del bosque derecho en el primer inning. El jonrón del inicialista granmense llevó la pizarra 5-0 y desató la alegría que fue creciendo en la medida que los locales ampliaron la brecha en el marcador.

A las afueras del estadio miles de granmenses se dieron cita para acompañar a su equipo y seguir el partido desde una pantalla gigante

A las afueras del estadio miles de granmenses se dieron cita para acompañar a su equipo y seguir el partido desde una pantalla gigante. La algarabía estallaba con cada batazo de los Alazanes y muchos se decidieron a festejar por adelantado la coronación de la escuadra local.

Más tarde el derecho Lázaro Blanco, ganador del juego, aseguró a la prensa que este partido valía el doble, porque se trataba de poner “contra la pared” a los Tigres y colocarse a un triunfo de la corona. El lanzador se agenció su tercera victoria en esta postemporada y la número 17 en toda la temporada.

Por otra parte el abridor de los avileños, Dachel Duquesne, cayó ante la artillería de los Alazanes y regaló tres boletos en línea tras permitir jit de Roel Santos. La dirección de los Tigres lo sacó del montículo cuando el marcador aún estaba 1-0 y colocó a Martínez, que vivió una de las más angustiosas jornadas de su vida deportiva.

La cuarta entrada remató la suerte de Ciego de Ávila, cuando un tubey de Paumier llevó a dos de su equipo rumbo al plato y una base regalada con posterioridad a Despaigne agregó una nueva anotación al marcador que se colocó en 8-0. El final ya estaba escrito.

Con esta tercera victoria los Alazanes están a un paso de lograr su primer campeonato, una situación que pocos hubieran podido pronosticar hace unas semanas. Granma perdió nueve de los 12 partidos en los que se enfrentó a los avileños durante la campaña regular. Sin embargo ha ganado los tres primeros de la gran final con marcadores 4-3, 3-2 y 10-1.

Los Tigres tendrían que ganar los próximos cuatro partidos para sonreír en lo más alto del podio

Roger Machado confirmó al pinareño Erlis Casanova como el abridor de este domingo, pero los pronósticos apuntan a que ni siquiera esa elección evitará la asunción de Granma como el ganador número 18 de la corona del béisbol cubano. Los Tigres tendrían que ganar los próximos cuatro partidos para sonreír en lo más alto del podio.

Solo un milagro podría revertir el marcador a favor de Ciego de Ávila, que ahora ve cómo se aleja la posibilidad de obtener su tercer título consecutivo se le escapa de las manos, una proeza que solo han conseguido Industriales (1963, 1964, 1965, 1966), Villa Clara (1993, 1994, 1995) y Santiago de Cuba (1999, 2000, 2001).

El campeón de esta final representará a Cuba en la Serie del Caribe de Culiacán, México, del 1 al 7 de febrero próximo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0