Pichardo, el rey del triple salto

Pedro Pablo Pichardo. (Athletics Weekly)
Pedro Pablo Pichardo. (Athletics Weekly)

Natural, como quien camina sin esfuerzo, se agenció Pablo Pichardo la medalla de oro en el triple salto en los XVII Juegos Panamericanos de Toronto. Con su excelente 17,54 metros, este cubano ha confirmado los pronósticos y ratificado que es una figura de talla mundial.

La medalla dorada le acarreó al saltador de las tres P su primer título en estas citas panamericanas. Desde la primera ronda se colocó a la cabeza en la justa con 17,29 y ya en el tercero volaba hasta los 17,46, para finalmente superarse a sí mismo y llevarse el más preciado de los metales.

Parecía que Pichardo competía contra Pichardo, por la evidente supremacía que mantuvo a lo largo de toda la lid. Su compatriota Ernesto Revé también se subió al podio con un bronce logrado en un salto de 16,94.

En la segunda posición se colocó el bahamés Leevan Sands con 16,99. Pichardo ha alcanzado el octavo oro de un triplista cubano en juegos de este tipo.

En los 110 con vallas, los cubanos Johanis Portilla y Yordan O'Farril finalizaron sexto y séptimo, con cronos de 13.30 y 13.36, respectivamente.

El boxeo cubano triunfa en los Juegos

En cuanto al boxeo, tres de los cinco cubanos que se presentaron este viernes obtuvieron medalla de oro en la primera noche de finales del torneo pugilístico. La buena noticia no ha cumplido, sin embargo, las expectativas de las autoridades deportivas cubanas, que contaban con arrasar en la competición y mejorar así su puesto en el medallero.

Se alzaron con el metal dorado el mediano Arlen López y el crucero Erislandi Savón, mientras que el peso pluma Andy Cruz hizo gala de su talento y se llevó una victoria que la afición cubana no daba por segura.

Sin embargo, el minimosca Jhoanys Argilagos cayó frente al mexicano Joselito Velázquez y un polémico fallo arbitral le impidió al ligero wélter Yasniel Toledo subirse a lo más alto del podio.

Cuba clasificó a diez boxeadores para esta final, al igual que cuatro años atrás, en Guadalajara 2011. La disputa por las coronas continuará este sábado en el que la Isla tendrá en el ring a otros cinco atletas.

Una sorpresiva victoria en atletismo

Por otra parte, de sorpresiva ha sido calificada por todos la medalla de oro que esta mañana de sábado se agenció el maratonista cubano Richer Pérez. Contra todos los pronósticos, el atleta revivió la gloria pasada al recuperar para Cuba una medalla que no se obtenía desde hacía 24 años.

En 1975 fue Rigoberto Mendoza quien subió por Cuba a lo más alto del podio en estas lides con un crono de 2:25.02. Cuatro años después lo lograría su compatriota Radamés González en la cita continental realizada en San Juan, Puerto Rico y habría que esperar hasta 1991 para que Alberto Cuba devolviera la presea dorada a la Isla.

Pérez se superó este sábado a sí mismo y logró su mejor marca personal con un tiempo de 2:17.04 horas. El habanero es conocido por la afición cubana por haberse coronado en cuatro ocasiones en la media maratón del Marabana.

El segundo lugar de la competencia de esta mañana lo obtuvo el peruano Raúl Pacheco con un cronos de nueve segundos más, mientras que el argentino Mariano Mastromarino se alzó con el bronce y en cuarto puesto quedó el mexicano Daniel Vargas.

La sorpresa de Richer Pérez cruzando la meta en primer lugar es una buena noticia para la delegación cubana que sigue en su puja por desplazar a Brasil del tercer escaño del medallero por países. Una intención que parece estar ahora mismo más en el campo de los sueños que de las realidades.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2