Yarisley Silva gana el oro por el salto con garrocha

Yarisley Silva obtuvo una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (CC)
Yarisley Silva obtuvo una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (CC)

Este miércoles fue otra jornada dorada para Cuba en el Mundial de atletismo que se está celebrando el Pekín, gracias al triunfo de Yarisley Silva en el salto con garrocha. La cubana superó en su tercer intento la altura de 4,90 metros y se aseguró así el lugar más alto del podio, además de regalar a la Isla su segunda medalla de oro en el certamen.

Tras la saltadora cubana, quedó en el medallero la brasileña Fabiana Murer, quien alcanzó la plata con un salto de 4,85, mientras que el bronce correspondió a la griega Nicoleta Kyriakopoulou, que se alzó 4,80 metros.

Silva superó todas las alturas en el primer intento, con excepción del 4,70 y el 4,90, en que debió probar en tres ocasiones, haciendo latir aceleradamente el corazón de sus seguidores, que no le perdían ni pie ni pisada desde las gradas del estadio o en la pantalla de los televisores.

Envalentonada por el triunfo, la cubana intentó los 5,01, pero el día ya le había regalado demasiadas satisfacciones y deberá esperar otro momento para superar la barrera de los cinco metros.

Silva llegó como favorita a la competencia después de sus excelentes resultados de la actual temporada, que incluían un salto de 4,91 metros en Alemania a principios de agosto, convertido en su plusmarca personal.

La atleta se agenció la plata olímpica en Londres 2012, el bronce en el Mundial de Moscú 2013 y el oro panamericano en Toronto el pasado mes de julio

Con 28 años, la atleta cubana tiene experiencia en lides de esta envergadura. Se agenció la plata olímpica en Londres 2012, el bronce en el Mundial de Moscú 2013 y el oro panamericano en Toronto el pasado mes de julio.

Con las dos medallas de oro conseguidas por la delegación cubana en Pekín, se borra la mala racha de no haber logrado durante seis años el oro en los mundiales de atletismo. Tanto en Daegu 2011 como en Moscú 2013, la escuadra antillana se había ido sin subirse a la cabeza del medallero en ninguna especialidad.

La historia de Silva tiene mucho de extraordinario, pues su vocación inicial era el ballet, pero sus constitución física hizo que fuera rechazada "por tendencia al sobrepeso", según contó a los periodistas después de la hazaña de este miércoles.

"No sabía que existía la garrocha", cuenta la atleta, y fue a los 13 años que comenzó a entrenar para el nuevo reto que la ha llevado a convertirse en una de las mejores saltadoras del mundo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5