Yasiel Puig reaviva las expectativas sobre un deshielo entre el béisbol cubano y estadounidense

Los aficionados más realistas se conforman con que al menos se transmitan más partidos en los que jueguen cubanos de las Grandes Ligas y se hable de su desempeño en los medios nacionales

El jugador de los Dodgers de Los Ángeles, Yasiel Puig, está disfrutando su gran momento con los angelinos desde su puesto de jardinero. (EFE/Archivo)
El jugador de los Dodgers de Los Ángeles, Yasiel Puig, está disfrutando su gran momento con los angelinos desde su puesto de jardinero. (EFE/Archivo)

Grata sorpresa que en la televisión nacional, que no transmite partidos en los que participan jugadores cubanos de las Grandes Ligas, se haya visto este miércoles el choque de béisbol entre los Chicago Cubs y Los Angeles Dodgers, con la destacada actuación del cienfueguero Yasiel Puig. Esta transmisión que ha despertado esperanzas y revivido algunas expectativas.

El quinto choque de postemporada entre ambos equipos por el campeonato de la Liga Nacional se saldó con un marcador 5-2 a favor de los Dodgers. El triunfador acudirá a la Serie Mundial, conocida como el "clásico de otoño". Luchan por lo mismo los Yankees de Nueva York y los Astros de Houston, donde juegan también los criollos Aroldis Chapman y Yulieski Gourriel, respectivamente.

Los tres cubanos están brillando deportivamente estos días y sus actuaciones hacen que la afición de la Isla vuelva a plantearse las preguntas sobre las tan esperadas relaciones entre la Major League Baseball (MLB) de EE UU y la Federación Cubana de Béisbol. Las respuestas, sin embargo, permanecen en la sombra desesperando a unos y hastiando a otros.

Puig, desde su puesto de jardinero de los Dodgers está disfrutando su gran momento con los angelinos. Este 2017 se ha convertido en su mejor campaña en la Gran Carpa, donde sigue rompiendo sus marcas personales a la ofensiva y mostrando mucha consistencia en la defensa.

El jugador, de 26 años, se inició en la pelota a los nueve y a los 17 formó parte del equipo Cuba juvenil y entró en en la escuadra de Cienfuegos. Para la temporada 2010-2011 se destacaba entre muchos peloteros, pero su primer intento de irse a jugar a Estados Unidos le costó ser suspendido por las autoridades deportivas.

Tras varios fracasos tratando de escapar, pudo lograrlo en 2012 y consiguió un contrato en las Ligas Menores. Al año siguiente debutó con los Dodgers y su comportamiento en el terreno le ganó el apodo de Caballo Loco. No obstante, tuvo una gran temporada y logró levantar el decaído ánimo de los fanáticos de su equipo.

En 2015 todo apuntaba a que pronto cambiaría la relación de las instituciones de ambos países gracias a los jugadores cubanos que debutan como profesionales en Estados Unidos

Puig ha demostrado una de las más difíciles combinaciones en el béisbol: poder y velocidad. De hecho, se espera que este año se convierta en el cuarto pelotero de los Dodgers en llegar a los 30 jonrones y a las 20 bases robadas. Además, está demostrando haber madurado y ser capaz de mantener una mejor conducta en público.

Cuando en diciembre de 2015, celebrando el primer año del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, visitó la Isla un grupo de directivos y estrellas de la MLB, Puig los acompañó. En ese momento todo apuntaba a que pronto cambiaría la relación de las instituciones oficiales con estos jugadores nacionales que, a cuenta y riesgo, juegan como profesionales en Estados Unidos.

En la comitiva se encontraban también los destacados peloteros José Dariel Abreu, Alexei Ramírez y Brayan Peña. Yasiel Puig apareció en las fotografías junto al mecenas Tony Castro y con su primer entrenador, algo que avivó las especulaciones sobre un acercamiento más intenso entre ambas partes.

Sin embargo, dos años después la ilusión de algún cambio importante en el mundo del béisbol se ha disipado. Ni siquiera la transmisión televisiva del juego donde apareció el gran cienfueguero ha logrado reavivar las esperanzas de aquel momento.

Los aficionados más realistas se conforman con que al menos se transmitan más partidos en los que jueguen cubanos de las Grandes Ligas y se hable de su desempeño en los medios nacionales, como se menciona a Alfredo Despaigne o Liván Moinelo, ambos en la Liga Japonesa. Pero ni siquiera eso parece muy probable.

Lo más seguro es que esa situación no mejore notablemente y que al final, por supuesto, la culpa de todo, según las autoridades cubanas, será del criminal "bloqueo" norteamericano y del presidente Donald Trump.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10