Tras la dramática miniserie de comodines, 30 refuerzos a escoger

Un campo de béisbol. (CC)
Transmitido por televisión en más de 60 países, el evento se considera un éxito deportivo y comercial. (CC)

Incluso quienes habían mirado con disgusto y criticado la novedad de una miniserie de comodines o repechaje de 30 refuerzos, admiten hoy que ha sido un acierto de la Comisión Nacional de Béisbol, uno de los pocos en varios años. Transmitido por televisión en más de 60 países, el evento ha sido un éxito deportivo y comercial.

No solo fueron partidos muy disputados, sino que, cuando más bajo había caído el interés de los fanáticos, después de una asistencia promedio a los estadios de 200 personas, los terrenos llegaron a tener una media de 15.000 visitantes. La audiencia televisiva nacional también subió enormemente.

Hubo no escasos errores de dirección, se dieron las esperadas crisis con el pitcheo relevista y, en general, se hicieron notar las deficiencias en la disciplina y en el espíritu deportivo de la afición, por no hablar de la falta de sluggers, pero quedó demostrado que hay afición cuando hay un buen espectáculo.

Al final, se impusieron un Camagüey corajudo, joven e inspirado, que hacía 10 años que no llegaba a este nivel, y un Holguín que —aunque lo hacía por cuarta vez consecutiva— demostraba más garra y perseverancia que en la serie anterior.

No pudieron quedar entre los seis finalistas Las Tunas, con la ausencia de Yosvani Alarcón y de bateo oportuno —dejando a decenas de hombres en base en cada juego—, ni los bravos Piratas de la Isla, sin su veterano capitán Michel Enríquez y con un Wilber Pérez de quien se esperaba más después de regresar como pitcher más valioso de la liga italiana.

Cuando más bajo había caído el interés de los fanáticos, después de una asistencia promedio a los estadios de 200 personas, los terrenos llegaron a tener una media de 15.000 visitantes

En seis años se han impuesto tres cambios importantes en el clásico beisbolero. Se eliminaron las zonas Oriental y Occidental, se incorporó la selección de los refuerzos y se ha probado un nuevo formato para la Serie Nacional. Anteriormente, solo cuatro equipos alcanzaban la postemporada y ahora se ha añadido emoción y suspense a un deporte en profunda crisis, con un nivel asombrosamente bajo.

La selección de los refuerzos debe cambiar por completo el rostro de esta campaña, porque hay una cantera abundante, sobre todo teniendo en cuenta que quedaron en la primera etapa dos equipos tan completos como Industriales y Pinar del Río, que serán explotados a fondo. De ahí que muchos esperen mayor calidad que en temporadas anteriores.

La selección será televisada el jueves a las 7 pm desde la sala José White, uno de los sitios más emblemáticos de Matanzas, sede de la Orquesta Sinfónica de la Atenas de Cuba, con una riqueza cultural y patrimonial que reluce en sus lámparas y espejos majestuosos después de una reparación capital de muchos años. En el Parque de la Libertad, fuera de la sala, los aficionados podrán seguir el programa gracias a la instalación de pantallas gigantes.

Cada uno de los seis equipos podrá seleccionar a cinco jugadores. Villa Clara, que fue el primer campeón en utilizar el sistema de los refuerzos, ha anunciado que buscará a un lanzador de calidad, a un buen camarero y a un primera base de nivel, pues su dirección planea pasar al efectivo Norel González a los jardines o situarlo como bateador designado.

La dirección de los Tigres reforzará sin dudas su box y quizás los Cocodrilos empiecen con un cerrador como José Ángel García

Ya se ha demostrado la importancia del buen tino a la hora de definir a quién escoger y cuál debe ser la posición fortalecida. El mánager de los Toros, primero en pedir, ya tiene a Iván Moinelo en lista. Noelvis Hernández, mentor de los Cachorros, también quiere a lanzadores pinareños. Villa Clara seguramente acopiará fuertes bateadores. La dirección de los Tigres reforzará sin dudas su box y quizás los Cocodrilos empiecen con un cerrador como José Ángel García.

Este viernes a la 1.15 pm, en el Victoria de Girón matancero, tendrán lugar el juego de los veteranos de gloria y las pruebas de habilidades. El sábado, a la misma hora, serán el derby de jonrones y el esperado Juego de las Estrellas, en el que participarán los lanzadores Noelvis Entenza y José Ramón Rodríguez, en Occidentales y Orientales respectivamente.

Los forofos del béisbol cubano siguen pensando en el enigma del campeón de esta serie, o sea, en la maldición de Víctor Mesa, cuyos Cocodrilos concluyeron la primera etapa con el desparpajo de 42 victorias y solo tres derrotas. ¿Vencerá esta vez el anatema que siempre le prohíbe el oro? Los Cachorros de Chicago, después de 71 años de la "maldición de la cabra de Billy", esperan vencerla esta vez ante los Indios de Cleveland.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3