Una gala de premiaciones deslucida para un béisbol cabizbajo

No se podía esperar nada mejor teniendo en cuenta que, más que un acto en honor del béisbol, era una especie de autohomenaje de las autoridades deportivas. (Trabajadores)
No se podía esperar nada mejor teniendo en cuenta que, más que un acto en honor del béisbol, era una especie de autohomenaje de las autoridades deportivas. (Trabajadores)

Demorada quién sabe por qué razones -y aún bajo la sombra de la humillante derrota que sufrió el equipo cubano en el Clásico Mundial-, en la noche de este sábado se efectuó la Quinta Gala de Premiaciones del Béisbol Cubano en el Teatro Bayamo de la capital granmense, conducida por Evyán Guerra y Yasmina Iglesias.

En la ciudad de Bayamo se había invertido mucha energía y cuantiosos recursos para que el evento fuera exitoso. No solo se acondicionó el teatro, sino que incluso se colocó una pantalla gigante en las afueras. Se anunció "mucha cubanía, mucha idiosincrasia de la provincia".

Hubo muchísimo de lo que los organizadores toman por cubanía e idiosincrasia; mucha Bayamesa, mucho Fidel y mucho colorido local.

No se podía esperar nada mejor teniendo en cuenta que, más que un acto en honor del béisbol, era una especie de autohomenaje de las autoridades deportivas.

No se podía esperar nada mejor teniendo en cuenta que, más que un acto en honor del béisbol, era una especie de autohomenaje de las autoridades deportivas

Fueron invitadas muchas estrellas del deporte nacional, pero su presencia se enturbiaba entre la multitud de jefes, burócratas, comisionados y vividores que estaban más en fiesta que los propios atletas. Al escenario fueron llamados grandes deportistas como Orestes Kindelán y Pedro Luis Lazo –que se estrenan como directores de equipo en la próxima temporada–, Luis Giraldo Casanova, Felipe Sarduy, Braudilio Vinent o Norge Luis Vera.

Entre una premiación y otra se realizó un breve homenaje a Modesto Agüero por sus 44 años de trabajo como comentarista deportivo y sus aportes a la narración, específicamente de béisbol, otorgándosele un reconocimiento del Partido Comunista y la Asamblea del Poder Popular de Granma. Lo acompañaron sobre el escenario Rodolfo Puente y Antonio Muñoz.

Entre los líderes individuales fueron laureados, en average, con 403, Jefferson Delgado (MTZ); carreras anotadas, 65, Yordanis Samón (MTZ), que además fue líder en hits con 126, en dobles con 27 y en carreras impulsadas con 76. Una ovación espontánea de los atletas sirvió como homenaje a Samón, excluído del Clásico Mundial.

En triples, el líder fue Yoelkis Céspedes (GRA); en jonrones, con 17, Osvaldo Vázquez (CAV); bases robadas, Víctor V. Mesa (MTZ); promedio de ganados y perdidos, 10-1, Freddy Asiel Álvarez; juegos salvados, José Ángel García (ART); innings lanzados, 152, Vladimir García; promedio carreras limpias, 1.63, Lázaro Blanco (GRA), también líder en juegos ganados con 14 y en lechadas con 3.

En general, un tardío y opaco cierre para otro gris episodio del cada día más pálido béisbol cubano

El mejor árbitro de la Serie Nacional 56 fue Jorge Niebla; el novato del año, Eliécer Griñán (CAV); el mejor director de equipo, naturalmente, fue Carlos Martí (GRA); el jugador más valioso, Lázaro Blanco; el jugador más valioso del play off, Guillermo Avilés.

Fueron premiados los tres equipos ganadores de la temporada: en tercer lugar, Cocodrilos de Matanzas; en segundo lugar, Tigres de Ciego de Ávila, y como campeón, Alazanes de Granma, quienes alcanzan la corona por primera vez en su historia. El mentor Carlos Martí recibió el bate que desde hace años regala el ex espía y miembro del Ministerio del Interior, Gerardo Hernández Nordelo, a los equipos de béisbol de Cuba.

En general, un tardío y opaco cierre para otro gris episodio del cada día más pálido béisbol cubano. Del la pelota, que llaman revolucionaria, pero que es solo béisbol involutivo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3