Todo listo para que la segunda parte sea mejor

Edilse Silva, uno de los peloteros elegidos como refuerzo en la segunda parte de la Serie Nacional de Béisbol. (Twitter)
Edilse Silva, uno de los peloteros elegidos como refuerzo en la segunda parte de la Serie Nacional de Béisbol. (Twitter)

A punto de que comience la segunda la fase de la Serie Nacional de Béisbol, los seguidores del pasatiempo nacional aguardan por disfrutar de un espectáculo de mayor calidad. Con grandes equipos que han quedado en el camino, las gradas de los estadios notablemente vacías y las crónicas limitaciones de recursos materiales, el más importante evento deportivo cubano lucha por captar la atención y ganarse nuevos aplausos.

En los días 27, 28 y 29, en Matanzas y con cobertura televisiva, se cerró definitivamente la primera ronda de la Serie Nacional 56 con la selección de refuerzos y el Juego de las Estrellas, entre otras diligencias organizadas por la sede de los Cocodrilos, equipo que realizó en esa etapa la inédita hazaña de dejarse ganar solo tres de 45 juegos.

Cada dirección de los seis equipos actuales se enriqueció con cinco atletas escogidos entre los equipos que quedaron en el campo

En la impresionante sala White se realizó la primera selección de refuerzos de la serie, donde cada dirección de los seis equipos actuales se enriqueció con cinco atletas escogidos entre los equipos que quedaron en el campo.

Víctor Mesa pidió a los serpentineros Frank Montieth y Danny Aguilera, además de los jugadores William Saavedra, Stayler Hernández y Juan Carlos Torriente, mientras Roger Machado, mentor del vigente campeón Ciego de Ávila, se hizo de los lanzadores Vladimir Baños, José Ángel García y Raidel Martínez, además de los jugadores Edilse Silva y Donal Duarte.

El director naranja Vladimir Hernández prefirió a los pitchers Yosvani Torres y Yaifredo Domínguez y a Alexander Malleta, Michael González y Reinier León. El mánager granmense Carlos Martí, a los serpentineros Miguel Lahera, Yoelkis Cruz y Leorisbel Sánchez, y a Frank Camilo Morejón y Denis Laza.

El director de los Cachorros, Noelvis González, se quedó con los lanzadores Liván Moinelo, Noelvis Entenza, Wilber Pérez y Alexis Riera, aparte de Yuniel Ibáñez, en tanto el mentor de los Toros, Orlando González, escogió para el montículo a Erlys Casanova y a Danny Betancourt, y para otras posiciones a Julio Pablo Martínez, Yordanis Alarcón y Rafael Viñales.

El equipo que más refuerzos aportó fue Pinar del Río, con nueve. Los Leones capitalinos fueron segundos, con seis. Luego se supo que los atletas Frederich Cepeda y Carlos Tabares se encuentran lesionados y su recuperación demorará varias semanas.

Como era de esperar, los más solicitados resultaron los serpentineros, sobre todo los relevistas, pues gran parte de los juegos en la primera etapa se decidieron a partir de la mitad. Y ni hablar del valor de cerradores como Moinelo, Lahera, Danny Aguilera o José Ángel García.

Al final del programa, el conocido narrador deportivo Modesto Agüero expresó: "Puede haber quedado alguno, pero creo que los principales jugadores, los que más rindieron en esa primera etapa -de los equipos que no pasaron a la segunda- están aquí, han sido pedidos". Otros especialistas y aficionados no opinaron lo mismo.

No fueron seleccionados ni el guantanamero Yorbis Duvergel, que bateó 400, ni los pineros Leonardo Urgellés y Rigoberto Gómez, con más de 350. Tampoco el leñador Jorge Jhonson ni el azul Yorbel Sánchez, sin olvidar a Yariel Duque, con average de más de 300 y colíder de jonrones con 10.

Se ha propuesto que, de mantenerse la actual estructura, se amplíe más la cantidad de refuerzos para que destacadas figuras noveles como las mencionadas no queden fuera del campeonato. Varios periodistas han mencionado también la posibilidad de algún evento paralelo, de menor rango, con el mismo objetivo, aunque existe la consabida falta de recursos. Lo indudable es que estas ausencias pueden repercutir incluso en la calidad de la selección de un equipo nacional.

Se ha propuesto que, de mantenerse la actual estructura, se amplíe más la cantidad de refuerzos para que destacadas figuras noveles como las mencionadas no queden fuera del campeonato

El 28, aunque la lluvia mañanera amenazó con interrumpir el espectáculo, finalmente todo siguió adelante. En el tiro al barril ganó el receptor pirata Yordanis Acebal; Luis Robert Moirán se acercó más al home entre los concursantes en el tiro desde los jardines al plato, y quedaron como finalistas para el derby de jonrones Yurisbel Gracial, Rafael Viñales y Yeniet Pérez. El juego de las estrellas veteranas fue ganado por Orientales 6 carreras por 3.

Al día siguiente la lluvia volvió a hacer daño, pero el estadio Victoria de Girón mostró su buen drenaje y pudo ser acondicionado adecuadamente, de modo que, aunque tarde, se pudo realizar el programa final, que comenzó con el reconocimiento al mérito deportivo a Miguel Cuevas y a Lázaro Junco. Entre los finalistas del concurso de cuadrangulares se impuso la revelación de la temporada, Rafael Viñales, con 4 bolas afuera.

En el juego de los estelares activos se impuso Occidentales 2 a 1. Así, superan 15 a 14 en estos partidos a los Orientales. Estos dieron un solo hit, un jonrón en el primero de Julio Pablo Martínez, que pronto saldría del juego por un pelotazo en la rodilla. Leonardo Urgellés, fuera de los refuerzos, impulsó la primera carrera occidental en el inning dos y decidió con un vuelacercas en el quinto.

Curiosamente, la televisión nacional encabezó la noticia del evento así: El Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, compañero Miguel Díaz-Canel Bermúdez, asistió hoy al colofón de las actividades del Juego de las Estrellas del béisbol cubano, con sede en el estadio Victoria de Girón". De esta manera, restó protagonismo a los atletas y al público.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0