Los carnavales de Santiago de Cuba se desplazan

Las obras de la céntrica calle Trocha obligan a que las fiestas se muevan a los alrededores

La calle Trocha en Santiago de Cuba. (14ymedio)
La calle Trocha, en Santiago de Cuba. (14ymedio)

Las obras de remodelación de la céntrica calle Trocha de Santiago de Cuba han obligado a un cambio de sede para la celebración de los tradicionales carnavales de la ciudad el próximo mes de julio. Desde la avenida, llamada oficialmente 24 de Febrero, los festejos se desplazarán a las calles colindantes, según han informado esta semana las autoridades locales.

Las obras, que comenzaron a principios de este año, se inscriben en el plan maestro de reordenamiento de la ciudad, que ya ha incluido la creación de un malecón y la remodelación de la calle Enramada. Sin embargo, la rehabilitación no le devolverá a la Trocha la arboleda que a mediados del siglo pasado formaba un arco triunfal con las copas de sus robles plantados a ambos lados de la vía.

Con un poco más de dos kilómetros, el proyecto revitalizará también alrededor de 600 fachadas de casas, además, en una docena de interiores, según anunció a la prensa local Gilberto Romero Sander, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial. "Se trabaja en las aceras y los contenes; crearemos parques infantiles; y vamos a transformar la vía pavimentada, además de áreas de jardinería, y la iluminación será del sistema LED", explicó.

La finalización de los trabajos está prevista para el 20 de julio

La finalización de los trabajos está prevista para el 20 de julio. El funcionario aseguró que en una primera etapa se espera terminar el área del carnaval para hacer un festejo de calidad sin afectar lo construido, que comprende unas diez cuadras, desde la Carretera del Morro hasta la calle Cristina. Esta decisión no acaba de contentar a muchos vecinos, que esperan se restablezca a corto plazo la función de la avenida como espacio para los festejos populares.

En el área conocida como Los Cangrejitos se dragará la zona del zanjón hasta su salida al mar y también alrededor del canal de la bahía, una parte de la ciudad que durante muchos años ha padecido inundaciones en temporadas de lluvias y se ha visto afectada por los malos olores que dejan las aguas residuales provenientes de varios repartos.

Algunos vecinos de la zona, residentes entre calle 8 y calle 6, comentaron a 14ymedio su satisfacción por la remodelación, pero también sus dudas sobre el cronograma. Rosa Borges, trabajadora de educación, espera que las obras lleguen también al interior del inmueble en el que vive, aunque ya le alertaron de que "será para más adelante".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5