Yusmila Reyna: "El reto de la Unpacu es convertir simpatizantes en activistas"

La activista de Unpacu Yusmila Reyna. (Facebook)
La activista de Unpacu Yusmila Reyna. (Facebook)

Filóloga de profesión, disidente por pasión y activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) por elección, Yusmila Reyna (1976) es hoy una de las figuras más relevantes en la oposición. Habla de forma pausada, se mueve con soltura en cuestiones tecnológicas y busca la perfección en todo lo que hace.

Desde su entrada en la Unpacu, esta mujer ha sabido imprimirle al movimiento parte de su personalidad. Esta semana intercambiamos mensajes a través del servicio Nauta sobre el cuarto aniversario de la organización opositora. En los minutos que le deja libre su pequeña hija y los retos cotidianos, Yusmila respondió algunas preguntas para 14ymedio.

Pregunta. Cuatro años después de la fundación de la Unpacu, ¿cuál es el principal reto de la organización?

Respuesta. Motivar y mover a miles de cubanos para la lucha pacífica por la libertad. Ese es el gran reto de toda la oposición. Aunque hemos logrado ciertos resultados, la realidad es que nos queda mucho por hacer.

P. ¿Quiénes son y cuánto son los miembros de la Unpacu?

R. Hemos tenido muchas altas y bajas en el transcurso de estos cuatro años. Muchos se han sumado, pero no todos soportan las presiones de las fuerzas represivas. Entre la región oriental y Camagüey es donde mejor organizados estamos. Ahora tenemos aproximadamente 2.500 activistas. En el resto del país no estamos en condiciones de establecer números en estos momentos. En el Centro y Occidente estamos reorganizando, reestructurando y tratando de identificar el liderazgo que sostenga la lucha.

Hemos tenido muchas altas y bajas en el transcurso de estos cuatro años. Muchos se han sumado, pero no todos soportan las presiones de las fuerzas represivas

La Unpacu cuenta con miembros de todas las edades, pero los jóvenes son mayoría en nuestras filas, entre los 18 y 45 años de edad. Una buena parte somos de las provincias orientales, Santiago de Cuba la primera, y se trata de personas humildes, de origen obrero, jóvenes sin empleo, cuentapropistas.

Tenemos profesionales y técnicos, pero las bases están compuestas principalmente por personas que terminaron el preuniversitario o solo el noveno grado.

P. Se ha criticado mucho a la oposición cubana por no estar "conectada a la gente, no llegar al cubano de a pie". ¿Qué dice de eso en relación a la labor que realiza su organización?

R. En el caso de la Unpacu, llegamos de tantas maneras al pueblo que ya somos referencia, principalmente en el Oriente y la capital cubana, para miles de compatriotas que nos buscan y nos piden ayuda para solucionar muchos de sus problemas. Nos buscan para que denunciemos las injusticias de que son víctimas, para que evitemos un desalojo, les consigamos un medicamento, les ayudemos en una reconstrucción de un humilde inmueble. También para pedir nuestros audiovisuales, que les ayudemos a conectarse a internet y muchas otras cosas.

En Santiago de Cuba, por ejemplo, no hay persona que no conozca a nuestra organización. Jóvenes y adolescentes tararean la música hecha por nuestros artistas y hasta amenazan a la policía con venir con la Unpacu cuando les molestan o les quieren poner fin a la fiesta del fin de semana. Si todo el que simpatiza con nosotros se uniera en una protesta pacífica llenaríamos varias plazas. El reto es convertir simpatizantes en activistas.

P. En estos momentos la Unpacu es el movimiento opositor con mayor cantidad de presos políticos. ¿A qué cree que se deba esa represión tan marcada contra ustedes?

R. Son 21 actualmente y desde septiembre de 2011 somos la organización con más presos políticos en Cuba. Más de un centenar de miembros de la Unpacu ha pasado por las cárceles del régimen en los últimos cuatro años. El presidio político y la represión se manifiestan en la medida en que se manifiesta el activismo público pro democrático. Es una ley física: toda acción da lugar a una reacción. A más activismo molesto para la dictadura, más represión. Desarrollamos una lucha variada, en muchos campos. Unos campos son más reprimidos que otros.

Nos buscan para que denunciemos las injusticias de que son víctimas, para que evitemos un desalojo, les consigamos un medicamento

P. ¿Cómo evalúa la Unpacu la normalización de relaciones entre los Gobiernos de Cuba y EE UU?

R. Desde diciembre pasado venimos diciendo que valoramos el proceso de normalización de relaciones entre el Gobierno estadounidense y el régimen cubano. Agradecemos la solidaridad del Gobierno de EE UU con el pueblo cubano y con la sociedad civil independiente, como también agradecemos la solidaridad de Gobiernos y organizaciones del viejo continente.

Los protagonistas del cambio debemos ser los cubanos, pero la solidaridad siempre es necesaria. En la Unpacu tratamos de ser realistas y nunca olvidamos el sentir de la mayoría, la opinión del pueblo, de nuestros amigos y del mundo en general. Pensamos sacarle siempre el mayor provecho para la causa de la libertad a todo espacio que pueda irse abriendo.

P. ¿Qué espera de la visita del papa Francisco a Santiago de Cuba en septiembre próximo?

R. Queremos decirle que la Cuba que visitará no ha cambiado mucho desde la visita de Juan Pablo II y sigue siendo aquella que el entonces arzobispo Pedro Meurice presentó al papa polaco. Esperamos que pueda interceder por los presos políticos y ser escuchado por Raúl Castro. También decirle que la solidaridad de la Iglesia con los oprimidos siempre es agradecida por muchos y que esperamos que su visita sea positiva para nuestro pueblo y para la Iglesia.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 58