“La familia holguinera está muy herida”

Marcos Pirán Gómez, sacerdote principal de la Iglesia de San José en la ciudad de Holguín
Marcos Pirán Gómez, sacerdote principal de la Iglesia de San José en la ciudad de Holguín (Foto Fernando Donate/14ymedio)

Comparte con el papa Francisco su nacionalidad argentina y su fe. Sin embargo, el sacerdote Marcos Pirán Gómez no está en tierra cubana por unos pocos días, sino que lleva quince años en esta Isla y desde 2012 es el párroco principal de la iglesia San José en la ciudad de Holguín.

A pocas horas de que el Obispo de Roma visite esta tierra de montañas, calor y mar, el padre Marcos recibe a 14ymedio para conversar sobre las expectativas de sus fieles, los males que aquejan a su comunidad y el papel de la Iglesia en la solución de esos problemas.

Pregunta. ¿Qué sintió al enterarse de que el papa Francisco vendría a Holguín?

Respuesta. Una gran emoción y una gran alegría por lo que significa la visita de otro papa a nuestro pueblo en tan poco tiempo, la tercera en apenas 17 años. Eso es un acontecimiento significativo no solo para la vida de la Iglesia, sino también para el pueblo cubano. Cada una de las anteriores visitas papales dejó una huella.

El papa Francisco es una persona ejemplar y admirable por cómo piensa, lo que hace, por sus criterios que están en coherencia con lo que vivía en Argentina. Recuerdo lo que él fue generando en su entorno, sobre todo en Buenos Aires donde vivíamos en una zona como vecinos y teníamos más contacto. De ese entonces conozco muchas de las cosas que ahora son de dominio público.

P. ¿Qué tendrá de diferente esta visita papal a la Isla?

R . Esta tercera ocasión tiene que ver también con el reinicio del diálogo entre los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Está marcada por el interés de darle continuidad a ese primer paso que comenzó el 17 diciembre del año pasado.

El papa Francisco ha seguido de cerca la trayectoria del pueblo cubano. Él escribió un libro sobre la visita a Cuba de Juan Pablo II que, indudablemente, marcó un antes y un después, no solamente en la relación de la Iglesia con el Gobierno cubano, sino también de lo religioso con el Gobierno.

En el Vaticano hay interés y preocupación por este pueblo porque ha vivido un proyecto político con una actitud muy diferente ante lo religioso

P. ¿Hay en el Vaticano un especial interés por Cuba?

R. Interés y preocupación por este pueblo. Cuba ha vivido un proyecto político y social diferente a la mayoría de los pueblos latinoamericanos. Diferente en el sentido de que aquí predomina la ideología comunista, con una actitud ante lo religioso de corte muy diferente a la mayoría de los otros países.

A partir de la visita del papa Juan Pablo II se comenzó, progresivamente, a intentar abrir un nuevo tipo de relación donde hubo un reconocimiento sobre la dimensión religiosa de la persona y de nuestro pueblo.

P. ¿Qué esperan los feligreses holguineros de esta visita?

R. Esperan que por un lado ayude a recuperar el ánimo y la esperanza a nuestro pueblo. Hay muchas personas que por las distintas dificultades, las frustraciones, las rupturas familiares y las carencias, han perdido el deseo de luchar. Y en eso el papa puede ayudar porque su mensaje apunta a romper con la apatía y  la indiferencia.

P. ¿ Se percibe mucha apatía?

R. Sí, existe en la incapacidad de la gente a reaccionar ante situaciones con la que no están de acuerdo. Es decir, cuando una persona deja de reclamar o de levantar la voz, ya sea por temor o por pensar que es inútil, es una preocupación para esa persona.

Cuando una persona deja de reaccionar ante lo que no está bien o ante algo que le parece que es incorrecto, es preocupante porque es una actitud de desinterés o apatía. Espero, y muchos otros también, que la presencia del papa Francisco ayude a provocar ese despertar.

El mensaje del papa apunta a romper con la apatía y puede ayudar a muchas personas que, por las rupturas familiares y las carencias, han perdido el deseo de luchar

P. ¿Entonces se siente entusiasmo por esta visita?

R. Mucho entusiasmo. Sobre todo me ha impactado más ver a mucha gente que no tiene práctica religiosa y que ve la visita como algo muy positivo, como una esperanza de traer algo que nos ayude a mejorar humanamente.

P. Las autoridades han reconocido que en Holguín ha aumentado  la violencia, la drogadicción, el suicidio y otros males  ¿Hay crisis espiritual en la sociedad holguinera?

R. La familia holguinera está muy herida, muy resquebrajada, hay muchas situaciones difíciles y eso es lo que repercute en el orden social.

La familia está herida por las dificultades económicas, porque muchas personas emigran y esto provoca sufrimiento, por la incapacidad que tenemos de diálogo y de comprensión, de colaboración y de solidaridad interna en la vida familiar y cuando eso ocurre en una familia, entonces resuena en la vida social y eso tiene que ver con la crisis interior en la vida del ser humano.

El mismo Gobierno ha reconocido que había presos políticos, pero yo no sé cuántos hay

P. El Gobierno cubano ha indultado a 3.522 prisioneros antes de la llegada del papa. ¿Qué puede comentar al respecto?

R. Algunos han reaccionado con alegría, mientras otros han reaccionado con desilusión porque creían reunir las condiciones que expresaban los requisitos para el indulto. La noticia dice que se mantiene en prisión los que cometieron delitos contra la seguridad del Estado; por eso, en este caso, entramos en el campo de nuestras opiniones de si estos son o no son presos políticos.

P. ¿Hay presos políticos en Cuba?

R. Eso no es una conjetura, eso es un reconocimiento que el mismo Gobierno ha hecho. Hace varios años, el presidente habló de presos políticos. Yo no sé cuántos son, porque hay muchos datos que yo no conozco ni manejo, por eso yo no puedo asegurar cuántos presos políticos hay, ni dónde están.

P. ¿La Iglesia en Holguín, o usted, han recibido alguna solicitud de la oposición política para entrevistarse con el Papa Francisco?  

R. Hasta el momento aquí no ha sucedido eso. Sin embargo, sí, hemos recibido cartas dirigidas al Papa, pidiendo ayuda para que interceda por la liberación de familiares que guardan prisión, pero desconozco sin son casos de presos políticos.

P. ¿Se ha estrechado la relación entre la Iglesia y el Estado en Cuba?

R. La preparación de la visita del Papa ha permitido que se hayan establecido diálogos. Los católicos que están dentro del comité organizador preparando la visita del Papa Francisco notan cambios importantes cuando lo comparan con lo que sucedió 18 años atrás durante la preparación de la visita de Juan Pablo II.

Por otro lado, desde hace algún tiempo hemos notado que el Gobierno ha quitado un poco la presión sobre la creación de las casas de misión o pequeñas comunidades. Hoy esas casas existen, pero hubo un momento en que el Gobierno no permitía que en una casa las personas se reunieran a celebrar la palabra, a compartir la oración, a discutir. Y esto, de alguna manera, ha repercutido en el surgimiento de los males actuales en la sociedad, porque cuando durante mucho tiempo no se siembra algo, eso repercute negativamente.

P. La Iglesia católica en Cuba no dispone de una emisora de radio, ni de un canal de televisión. ¿Eso limita su trabajo pastoral?

R. El tener más acceso a los medios de comunicación hoy por hoy es muy importante. A mí no me gustan las cosas que sean totalmente católicas, sino que haya una presencia más pluralista en los medios de comunicación cubanos. No es que tengo que tener mi radio, mi televisión o mi periódico porque eso sigue siendo algo selecto. Esa mentalidad no es la que me interesa tanto como el hecho de que haya dentro de lo que ya existe un espacio para que se escuchen otras voces, otros pensamientos y otros mensajes que contribuyan al bien común.

También en los medios oficiales quisiéramos tener más espacios de los que ya existen.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 20