“Si voy a hacer un videoclip quiero disfrutarlo”

El joven realizador Joseph Ross tiene muchas posibilidades de alzarse con varios galardones en los premios Lucas de este año. (Cortesía)
El joven realizador Joseph Ross tiene muchas posibilidades de alzarse con varios galardones en los premios Lucas de este año. (Cortesía)

Joseph Ross tiene todas las trazas de un ganador. Es el realizador de los videoclips que tienen más posibilidades de alzarse con varios premios Lucas en la próxima edición del certamen. El joven realizador le ha puesto imagen y talento a la música de artistas como Diana Fuentes, Gema Corredera, Joaquín Clerch, Harold López Nussa y la agrupación Nube Roja. En esta oportunidad conversa con 14ymedio sobre los retos del género en Cuba y sus proyectos a corto plazo.

Pregunta. ¿Trabaja con alguna casa productora y con un equipo propio?

Respuesta. Soy independiente y contacto al personal para cada proyecto. No trabajo con una “casa productora” ni con una institución.

P. ¿Es muy difícil obtener un permiso de filmación?

R. El tema de los permisos es complejo, en dependencia del lugar a donde se vaya a filmar. Este es un país con sus características especiales, donde cosas que considerabas imposibles las puedes conseguir muy fácil y luego otras que creías fáciles se te hacen imposibles. Entonces siempre es una experiencia nueva con cada video, no hay un librito, no hay un método para ese tema.

P. Qué es lo que siempre tienes más presente antes de comenzar a rodar?

R. Trato siempre de no repetir fórmulas. El éxito de un videoclip está en apoyar la canción y en la manera que engrane con el artista. Si eso no pasa, la gente lo nota y en ese momento se rompe algo que no logra conectar ni comunicar con el público.

Disfruto moldearme y el poder adaptarme, siempre y cuando no pierda una línea, un sentido, y el rigor de hacer materiales con una factura artística visualmente cuidada

P. En su obra trabaja mucho con los símbolos. ¿Una característica de su estilo?

R. Parto de la propuesta musical del artista con el que voy a trabajar. Todo no lleva una carga simbólica. Disfruto moldearme y el poder adaptarme, siempre y cuando no pierda una línea, un sentido, y el rigor de hacer materiales con una factura artística visualmente cuidada.

Siempre trato, incluso en los géneros más comerciales, o de artistas de una proyección mucho más fashion, que haya un atractivo artístico en lo visual o en lo estético, incluso en lo conceptual.

P. La presencia del  videoclip en la televisión cubana ha tenido una evolución discreta pero favorable en los últimos años. ¿Cómo valora ese progreso?

R. Eso todavía se está desarrollando. Ahora por suerte está el canal Clave que ha dado un espacio bastante grande al videoclip y aunque no llega a todos lados, porque no todo el mundo tiene la tecnología (la caja decodificadora de televisión digital), ahora es más plural, y por lo menos alcanza a tener una presencia mucho más fuerte.

El público cubano consume el video nacional más en los centros nocturnos y en el paquete de la semana.

P. ¿Faltan certámenes musicales, más allá de los premios Lucas enfocados en el videoclip?

R. Se le reclama a los Lucas cosas que no le pertenecen. Se perdió el concurso Guzmán y muchos otros eventos que cubrían esa necesidad musical, ahora llegó Sonando en Cuba que cubre una parte de esa necesidad, pero una parte muy limitada.

P. ¿Le cuesta mucho decir “no” a una propuesta de trabajo?

R. No rechazo solo proyectos porque sean malas propuestas musicales sino porque hay cosas con las que no me siento afín. También depende de las posibilidades de producción. Hay propuestas que son imposibles de realizar. Me gusta mucho la música y si voy a hacer un videoclip quiero disfrutarlo y sentir que va a aportar algo, que no perdí mi tiempo solo por ganar dinero. Ese no es el objetivo.  

P. Hace un tiempo se retiraron de la televisión varios videoclips por el uso que se hacía de la imagen de la mujer ¿Cree que la solución está en la censura?

R. La gente debe tener opciones. En el caso de la televisión, que es el medio más controlado por el nivel de emisión que tiene, ya existe una consciencia de que no necesariamente hay que censurar para evitar ser imprudente con algún tipo de mensaje. Existen ejemplos de videos que se le han eliminado un plano o se ha transmitido en horarios diferentes, en espacios que sí se permite divulgar determinadas cosas. Es verdad que a veces se censura, pero hay de todo.

P. El fenómeno de crear materiales audiovisuales para consumir en el paquete o en internet ha ido creciendo en Cuba. ¿Cómo lo ve?

El videoclip no es literalmente un negocio, funciona como una inversión

R. Ahora hay una conciencia de llevar fuera de Cuba la música que se hace aquí. Ya no es es solo para las discotecas, sino también para las redes sociales que logran una proyección internacional. Tenemos los club nocturnos, el paquete, la gente que se pasa las cosas de mano en mano, pero fuera de Cuba hay más posibilidades de difusión. El videoclip no es literalmente un negocio, funciona como una inversión. 

Por otro lado, este es el único país donde un artista como Harold López Nussa tiene tantos videos. Los jazzistas no suelen tener videos clip en ningún lugar del mundo. Suelen tener espectáculos “en vivo”, conciertos acústicos, DVD, pero no videoclips, porque su género no se vende de esa manera. Lograr eso un país como Cuba, que es tan consumidor ahora mismo de la música más comercial, es algo muy bueno.

P. Alquila la mayoría de los equipos técnicos con los que filma. ¿Cómo cubre la actual legalidad esa práctica?

R. Como aquí no existe ley de cine, ese tipo de cosas están todavía en un limbo raro en el que no estás haciendo nada ilegal pero al mismo tiempo no tienes una estructura legal por dónde moverte. Este tipo de productoras (independientes) son los que más se han impuesto ahora, han venido a cubrir una necesidad técnica que el Estado no puede cubrir.

Ellos se han inventado mecanismos para entrarlo por una vía legal pero todavía es muy ambiguo. Estamos en un proceso un poco lento para lograr que haya una personalidad jurídica para nosotros que somos independientes y que cubrimos necesidades que tiene el país de realizar determinados productos.

P. ¿Planea algún largometraje?

R. Este año me estoy enfocando un poquito más en eso, pero el conflicto que he tenido es que no me siento con el oficio de escribir una historia para un largometraje. No he encontrado tampoco una ya escrita. Si me lanzo a hacer ficción tiene que ser con una historia sólida.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6