Amnistía Internacional denuncia la impunidad en abusos en manifestaciones en Venezuela

Protestas en las calles de Venezuela (Carlos Becerra/AI)
Protestas en las calles de Venezuela (Carlos Becerra/AI)

Las víctimas y los familiares de los manifestantes que participaron en las manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Venezuela entre febrero y julio de 2014 siguen a la espera de justicia, según un informe de la organización en defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional, presentado este martes en Madrid.

Las protestas dejaron 43 muertos y centenares de heridos. Entre ellos, había manifestantes, transeúntes y miembros de las fuerzas de seguridad. Más de 3.300 personas fueron detenidas, muchas de ellas de manera arbitraria, y 25 aún siguen en la cárcel en espera de juicio. El informe Los rostros de la impunidad. A un año de las protestas, las víctimas aún esperan justicia destaca también casos de torturas y malos tratos en el transcurso y después de las manifestaciones, denunciando la implicación de fuerzas de seguridad o grupos armados pro Gobierno en casos de muertes de manifestantes, sin que las autoridades hayan puesto en marcha una investigación eficaz para hallar los responsables de los hechos.

"En Venezuela, la gente debe poder protestar pacíficamente sin miedo a perder la vida o a que la detengan ilegalmente", sostiene Erika Guevara Rosas, directora del Programa Regional para América de Amnistía Internacional.

El informe aborda el caso de Guillermo Sánchez, fallecido después de que un grupo de civiles armados pro Gobierno le golpeara y disparara en La Isabelica (ciudad de Valencia, en el Estado Carabobo), en marzo de 2014. Los responsables de su muerte aún no se han identificado y sus familiares tuvieron que huir del país tras recibir amenazas de muerte por exigir justicia.

Su caso no es aislado. Después de las protestas, de acuerdo con la organización, ha continuado el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes y las detenciones arbitrarias.

"El uso innecesario o desproporcionado de la fuerza es precisamente lo que exacerbó la oleada de acontecimientos trágicos del año pasado. En lugar de añadir leña al fuego publicando resoluciones para que el ejército tome las calles, las autoridades de Venezuela deberían enviar un inequívoco mensaje de tolerancia cero al uso excesivo de la fuerza", ha dicho Erika Guevara.

La organización denuncia que los detenidos sufrieron agresiones, quemaduras y asfixia

Durante las detenciones también se produjeron malos tratos -agresiones, quemaduras, asfixia-. Entre los casos, se detalla el de un joven golpeado y quemado tras ser detenido como sospechoso de participar en las protestas -aunque en realidad volvía de una fiesta- y al que los agentes continúan acosando, más de un año después, por reclamar justicia.

Amnistía internacional pide la liberación de Leopoldo López, Daniel Ceballos y Rosmit Mantilla, todos del partido opositor Voluntad Popular. Además se citan otros casos de personas que han sufrido detenciones arbitrarias y que, pese a haber sido liberados, continúan padeciendo regímenes de restricción de libertad.

El Ministerio Público ha investigado 238 informes de violaciones de derechos humanos, pero sólo ha presentado cargos en 13 casos. Es habitual, recuerda Amnistía, que los responsables de los abusos no comparezcan ante la justicia.

Además, la Fiscal General ha declarado que hay 30 policías acusados de la muerte de manifestantes y el uso excesivo de la fuerza. Hasta ahora, tres funcionarios han sido declarados culpables de malos tratos, 14 se encuentran detenidos y otros 12 fueron puestos en libertad condicional. Contra el restante hay una orden de captura.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 26