"Los disidentes serán reprimidos con más virulencia", augura analista Brian Latell

El presidente de Cuba, Raúl Castro, a la izquierda, sonríe mientras toma el brazo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una manifestación en honor a Fidel Castro en la Plaza de la Revolución en La Habana, Cuba, el martes 29 de noviembre de 2016. (EFE)
El presidente de Cuba, Raúl Castro, durante una manifestación en honor a Fidel Castro en la Plaza de la Revolución en La Habana. (EFE)

(EFE).- El régimen castrista permanecerá anclado en el "continuismo de la dictadura" bajo el mando férreo del presidente cubano, Raúl Castro, aunque continuará con las apremiantes reformas económicas, afirmó en una entrevista con Efe el exanalista de la CIA Brian Latell.

La muerte del líder histórico Fidel Castro ha despertado en muchos exiliados y parte de la disidencia interna la esperanza de un futuro mejor para la isla, pero, en opinión de Latell, "la dictadura continuará la línea dura", al menos "a corto plazo", y "mantendrá el control político absoluto".

Un panorama de asfixiante poder coercitivo mitigado tan solo por la urgente necesidad del régimen cubano de generar "más reformas económicas" y "permitir un sector privado más vigoroso", dada la profunda crisis que atenaza al país, consideró Latell, que acaba de publicar el ensayo "History Will Absolve me: Fidel Castro, Life and Legacy" (La historia me absolverá: Fidel Castro, Vida y Legado).

Un panorama de asfixiante poder coercitivo mitigado tan solo por la urgente necesidad del régimen cubano de generar "más reformas económicas" y "permitir un sector privado más vigoroso"

Se trata del tercer libro que escribe el analista y académico sobre la figura de Fidel Castro, quien murió en La Habana a los 90 años el pasado viernes, una figura, apuntó, "querida u odiada por muchos" pero cuya gestión de la nación fue, sin duda, "desastrosa".

Preguntado sobre si la historia le absolverá, en alusión al título del libro y el alegato en el que Castro, detenido en 1952 y juzgado, pronunció esa frase, Latell dijo que "objetivamente el balance" de su gestión es "negativo" y que "la Cuba que dejó a Raúl Castro es un "desastre".

Al margen de que "mucha gente, especialmente en América Latina, crea que Castro fue un hombre honorable" y esté convencida de que la historia le absolverá, lo cierto es que la isla, desde el triunfo de la revolución, "ha estado siempre dependiente de la ayuda extranjera, primero de la Unión Soviética, luego de Venezuela".

Por un lado, en materia económica, detalló, Fidel Castro "no tenía ninguna capacidad" y los logros cosechados son muy pobres, "incluso en educación y salud, en muy mal estado ahora mismo"; después, a la herencia de una economía estancada" se suma el hecho de que "los cubanos no tienen derechos".

En ese contexto, Latell, quien fue jefe de la Oficina Nacional de Inteligencia para América Latina de la CIA y ha seguido a Fidel Castro desde los años 60, advirtió que, de producirse algún "disturbio o manifestación contra el régimen, Raúl Castro" no dudará en ahogar las expresiones públicas de descontento.

"A corto plazo, es muy probable que los disidentes sean reprimidos con más virulencia" bajo el yugo de un "liderazgo muy preocupado por los problemas económicos y el descontento de la juventud", apostilló Latell, profesor adjunto de la Facultad Gordon, dependiente de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

En esta situación de precario equilibrio, el andamiaje comunista necesita apuntalar su sistema de "línea dura" con mayores reformas económicas que favorezcan un "crecimiento económico"

En esta situación de precario equilibrio, el andamiaje comunista necesita apuntalar su sistema de "línea dura" con mayores reformas económicas que favorezcan un "crecimiento económico" y el "mantenimiento de la estabilidad sin una represión extrema", diagnosticó.

En cuanto al modelo de régimen hacia el que evolucionará Cuba en los próximos años, Latell señaló dos fórmulas: la china, de censura y represión bajo una suerte capitalismo camuflado, o el "estilo de régimen a lo Putin".

En cualquiera de los dos casos, aclaró, el punto medular es "de dónde obtendrá Cuba el dinero que necesita para ser autosuficiente".

De ahí los "grandes esfuerzos" del régimen cubano para "atraer fondos e inversiones" a la isla y "lograr que la economía crezca".

Sobre el liderazgo de Raúl Castro, de 85 años, y su deriva futura, Latell cree que "intentará mantener el máximo control político", si bien con la introducción de algunos cambios en la dirección, como la promoción del vicepresidente Miguel Díaz-Canel.

Raúl Castro "ha dicho que Díaz-Canel será el presidente del país en el año 2018, pero, incluso si eso es así", el hermano de Fidel Castro probablemente permanecerá como secretario del Partido Comunista", aseveró el analista.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25