España desvela una trama empresarial vinculada a la inteligencia cubana

Centro Nacional de Inteligencia de España. (CNI)
Centro Nacional de Inteligencia de España. (CNI)

El Centro Nacional de Inteligencia de España ha desvelado que un ciudadano cubano compraba información privada sobre políticos españoles y presume que los utilizaba para pasar información a la inteligencia cubana, según informa este jueves la prensa local.

El cubano, identificado como D. Y. S. F. y residente en España desde 2000, había solicitado la nacionalidad, que le denegaron el Ministerio de Justicia primero y la Audiencia Nacional posteriormente por motivos de "seguridad nacional". En la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, que ha salido a la luz, se adjunta un informe del CNI cuyas revelaciones han sido determinantes para rechazar la petición de D. Y. S. F.

En el informe se afirma que el cubano dirigía, desde su llegada a España "un entramado empresarial de varias empresas vinculadas con agencias de viajes, asesoría jurídica y trámites documentales, relacionadas todas ellas directa o indirectamente con Cuba" y que había "recibido formación en Contrainteligencia en la escuela de la Dirección General de Contrainteligencia (DGCI) Cubana Hermanos Tamayo, en la que coincidió con el hijo del actual ministro del Interior cubano". El CNI añade que el solicitante de la nacionalidad no es personal del Ministerio de Interior (Minint) pero "colabora con éste a favor de intereses cubanos".

El cubano inició una relación comercial con un periodista español al que remuneraba a cambio de la elaboración de perfiles de políticos responsables de áreas como inmigración y solidaridad

Según la información de la inteligencia española, en 2005 D. Y. S. F. inició una relación comercial con un periodista español al que remuneraba a cambio de la elaboración de perfiles de políticos de la Generalitat Valenciana responsables de áreas como inmigración y solidaridad que interesaban a la inteligencia cubana. El objetivo, como él mismo manifestó, era pasar esos informes a oficiales cubanos en el Consulado de Cuba en Barcelona y enviarlos a la Isla para favorecer los intereses de La Habana y lograr "financiación para proyectos cubanos en España que posibilitaran la realización de acciones de influencia".

La relación con el periodista se mantuvo durante varios meses y el cubano obtuvo, según el relato del CNI, información privada, "tanto personal como profesional, sobre políticos de instituciones españolas". Además, la inteligencia española alertó a la Abogacía del Estado de que D. Y. S. F. mantenía "estrechas relaciones con miembros del despliegue diplomático vinculados al Servicio de Inteligencia cubano" y que él mismo había manifestado colaborar con la inteligencia cubana y varios miembros de la Dirección General de este organismo le señalaban como "estrecho colaborador".

El juez considera que el informe es suficiente como para rechazar la solicitud de la ciudadanía: "El grado de colaboración del demandante con los servicios del aparato estatal de inteligencia de la República de Cuba en favor de los intereses cubanos no resulta compatible con la adquisición de la nacionalidad española por razones de interés nacional".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 84