Condenado a muerte un antiguo legislador chino por soborno

Un tribunal de la República Popular China. (EFE)
Un tribunal de la República Popular China. (EFE)

(EFE).- Bai Enpei, antiguo miembro de la Asamblea Nacional Popular (ANP, máximo órgano legislativo de China), fue hoy condenado a muerte por aceptación de sobornos y la posesión de grandes capitales cuyo origen no pudo justificar, informó la agencia oficial Xinhua.

No obstante, la sentencia contra Bai, dictada por el Tribunal Popular Intermedio de la ciudad de Anyang (centro del país), fue suspendida durante dos años, lo que significa que podría ser conmutada a cadena perpetua si pasado ese tiempo el reo muestra arrepentimiento y buena conducta, según la ley penal china.

Bai fue también líder de los comités provinciales del Partido Comunista de China en Qinghai (oeste del país) y Yunnan (sur).

Bai se aprovechó de sus cargos entre 2000 y 2013 para beneficiar a cambio de sobornos a terceras personas a las que ofreció ventajas a la hora de desarrollar proyectos inmobiliarios o de explotación de minas

La sentencia también priva al condenado de sus derechos políticos de por vida, y ordena la confiscación de todas sus propiedades.

De acuerdo con el dictamen, Bai se aprovechó de sus cargos entre 2000 y 2013 para beneficiar a cambio de sobornos a terceras personas a las que ofreció ventajas a la hora de desarrollar proyectos inmobiliarios o de explotación de minas, entre otros.

En persona, o a través de su esposa, Bai aceptó sobornos por valor de casi 250 millones de yuanes (37,5 millones de dólares), señaló el tribunal.

El presidente chino, Xi Jinping, lanzó desde su llegada al poder en 2013 una intensa campaña anticorrupción en el seno del régimen que se ha saldado con decenas de detenciones y condenas a altos cargos a todos los niveles.

Entre las "víctimas" de la campaña destacan el antiguo ministro de Seguridad Pública Zhou Yongkang, condenado el pasado año a cadena perpetua.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1