Congresistas republicanos presentan un proyecto para eliminar la Ley de Ajuste Cubano

Doce balseros llegan a zona turística de Miami Beach. (Oscar Alfonso)
Doce balseros llegan a la zona turística de Miami Beach. (Oscar Alfonso)

Un grupo de congresistas republicanos ha presentado un proyecto de ley para derogar la Ley de Ajuste que permite, desde 1966, a los cubanos que alcanzan tierra estadounidense quedarse en el país y acceder a derechos de residencia.

El colectivo está liderado por el congresista por Arizona Paul Gosar y apoyado por David Brat de Virginia, Mo Brooks de Alabama, Scott Desjarlais de Tennessee, Trent Franks de Arizona, Louie Gohmert de Texas, Walter Jones de Carolina del Norte, Steve King de Iowa y Ted Poe de Texas. Ninguno de Florida, donde vive la mayoría de la comunidad cubana, aunque un congresista republicano de ese Estado, Carlos Curbelo, se ha pronunciado en el pasado a favor de una reforma de la ley migratoria en el mismo sentido.

"Ahora que estamos a punto de normalizar las relaciones con Cuba, EE UU tiene que poner fin a este incentivo", señaló Gosar que no evitó referirse al aumento de llegadas de cubanos en los últimos meses y recordó que debería tratarse por igual a todos los emigrantes hispanos, lejos de beneficiar solo a quienes llegan desde Cuba.

Los congresistas denuncian que muchos cubanos utilizan los privilegios económicos y sociales derivados de su ciudadanía para volver a Cuba

Los congresistas denuncian, así mismo, que muchos cubanos utilizan los privilegios económicos y sociales derivados de su ciudadanía para volver a Cuba y pasar largas temporadas en la Isla.

La derogación de la Ley de Ajuste pondría fin al derecho automático de los cubanos a las prestaciones y la residencia permanente un año después de su llegada a EE UU. Los beneficiarios de esta ley no están obligados a demostrar que están en riesgo de persecución política, por lo que los congresistas consideran que deberían entrar en las mismas condiciones que cualquier otro inmigrante por motivos económicos.

El proyecto de ley impide también el uso de fondos para un plan de inmigración puesto en marcha en 2007 que permite la reagrupación familiar a los parientes de residentes permanentes.

"Hasta que Cuba no sea una democracia, sus emigrantes deben ser tratados como refugiados", responde Omar López, de la Fundación Nacional Cubana Americana, al periódico US News.

La oleada de migrantes procedentes de Cuba en los últimos meses demuestra, según López, que el Gobierno cubano sigue reprimiendo a los ciudadanos, y aunque admite que muchos abusan del privilegio que supone la ley de Ajuste, cree que debe hacerse una reforma razonable.

Durante los nueve primeros meses del año fiscal 2015 (octubre de 2014 a junio de 2015) entraron en EE UU 27.296 cubanos, de acuerdo con cifras facilitadas a principios por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 78